Publicado 18/11/2015 17:13CET

Este 'portátil químico' ayudará a la NASA a descubrir vida en otros planetas

   MADRID, 18 Nov. (Portalgeek) -

   La agencia Jet Propulsion Laboratory (JPL) ha desarrollado un "portátil químico" destinado a acompañar a la NASA en las misiones que realice para descubrir todo tipo de signos de vida en otros planetas.

   La NASA está acostumbrada a explorar las superficies de otros planetas o cuerpos espaciales para investigar sus composiciones y, sobre todo, si hay algún tipo de microrganismo, bacteria y, en general residuo biológico que habite o haya habitado en ellos, por lo que todo desarrollo tecnológico que ayude a esta búsqueda incesante es bienvenido en sus misiones.

   El ordenador en cuestión actúa como un pequeño laboratorio portátil capaz de analizar muestras que sirvan para identificar materiales relacionados con la vida, según explica la propia organización en un comunicado en su página web.

   "Si este aparato se mandara al espacio, sería el dispositivo más sensible de su clase que deja atrás la Tierra, y el primero que capaz de buscar tanto aminoácidos como ácidos grasos", explica una de las investigadoras que han trabajado en JPL para llevar a cabo el proyecto, Jessica Creamer.

   La máquina tiene más o menos las mismas dimensión que un portátil al uso o tradicional, pero es mucho más grueso ya que tiene que albergar en su interior todo lo necesario para proceder a realizar los análisis en todo tipo de situaciones interplanetarias.

   Los aminoácidos son proteínas, mientras que los ácidos grasos son componentes de la membrana celular, ambos biológicamente indispensables para la vida, pero que también se pueden encontrar en ciertas estructuras inertes, por lo que el ordenador ha de tener la habilidad y los componentes para ver la diferencia.

   El dispositivo es, básicamente, un laboratorio químico que puede ser reprogramado como un ordenador para realizar diversas funciones. Tal y como ocurre con un portátil computacional corriente, este aparato funciona a través de una batería que le suministra la corriente o energía, y cuenta con aplicaciones que realizan diferentes análisis, dependiendo de la situación, el ambiente y la estructura de la muestra que se está estudiando.

   Para que dicho ordenador realice su trabajo, necesita que la muestra sea líquida. Como esto no es algo que se vaya a dar en la mayoría de los casos - los líquidos, como podría ser el agua, tal y como los conocemos en la Tierra todavía no se han encontrado en otras zonas del universo -, incluye lo que la NASA denomina como "espresso machine technology", una forma de introducir la muestra en un tubo con agua para calentarla y analizar las moléculas.

   El interés por lo que nos rodea está creciendo por momentos. Si, además, esto se apoya en nuevos avances tecnológicos, las posibilidades de ir descubriendo los misterios del universo son cada vez más amplias, y parece que este "laboratorio portátil" podría ayudar en la tarea.

Para leer más