Publicado 29/11/2021 12:26CET

AMD cree que el equilibrio en la industria de semiconductores llegará en 2023

Archivo - Logo de AMD en sus oficinas de Santa Clara, en el Campus de California (Estados Unidos)
Archivo - Logo de AMD en sus oficinas de Santa Clara, en el Campus de California (Estados Unidos) - AMD - Archivo

   MADRID, 29 Nov. (Portaltic/EP) -

   La compañía estadounidense de semiconductores AMD cree que la crisis de los procesadores empezará a resolverse en la segunda mitad del próximo año para encontrar un nuevo equilibrio en 2023, según ha indicado el responsable de Tecnología de AMD, Mark Papermaster.

   La industria tecnológica lleva meses padeciendo escasez en el suministro de semiconductores, que ha afectado a la producción de dispositivos electrónicos por la falta de procesadores. Las previsiones, como las de los fabricantes de televisores, apuntan a que la situación estará superada en 2023, una idea que comparten desde AMD.         

“Vemos un alivio en el suministro en la segunda mitad de 2022 hasta 2023. Es entonces cuando estamos proyectando la normalidad del equilibrio entre el abastecimiento y la demanda”, ha indicado Papermaster en una entrevista con BusinessLine.

   La compañía, uno de los principales fabricantes de procesadores de la industria, ha compartido su visión para un mercado en el que crece la competencia, a media que los consumidores de chips han empezado a diseñar y fabricar estos componentes.

   Esta "alta demanda de capacidad informática" busca "soluciones únicas", lo que contrasta con un tipo de computación para todos los problemas que existen. Esto "está creando un espacio para la innovación y soluciones optimizadas específicas", y en él, AMD espera tener un papel entre sus clientes en la personalización de sus propios dispositivos.

   "Existe un mercado sólido para este tipo de diseños personalizados que algunos de nuestros clientes necesitarán", asegura el directivo, que además ha recordado que no es una estrategia nueva en la compañía, ya que con anterioridad han trabajado con clientes como Microsoft o Sony para los chips de sus videoconsolas.