Actualizado 05/03/2012 14:46 CET

El PSOE pedirá comisiones bancarias "superreducidas" para pensionistas

Imagen De Alfredo Pérez Rubalcaba
Foto: EUROPA PRESS

MADRID, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha anunciado este lunes que su partido pedirá que los pensionistas puedan beneficiarse de comisiones bancarias "superreducidas", en el marco de una iniciativa parlamentaria que han presentado los socialistas para reclamar una rebaja generalizada de las comisiones. Fuentes del PSOE han informado después de que la Proposición No de Ley pide comisiones superreducidas también para los desempleados.

   Rubalcaba ha hecho este anuncio durante su intervención en el Encuentro Financiero Internacional organizado por Bankia, y ha dicho ser consciente de que su propuesta no le iba a hacer muy popular entre los representantes del sector bancario que formaban el público del acto. "No sólo el Gobierno va a dar malas noticias, la oposición quiere colaborar también a este clima", ha ironizado.

   Según el líder socialista, la iniciativa de su grupo pretende que las comisiones sean más bajas y más transparentes y, además, que para los pensionistas se 'copie' en el sector bancario "el espíritu" del llamado "bono social" que ya aplican las eléctricas y algunas compañías telefónicas.

   Rubalcaba ha avisado también de que el PSOE tiene dudas de que la reforma financiera, que los socialistas han apoyado, vaya a tener éxito en el plazo necesario tal como está planteada, entendiendo por éxito el conseguir que fluya el crédito, "el talón de Aquiles de la economía" según sus palabras.

   Para el PSOE, la reforma del actual Gobierno es continuación de la que hizo el Ejecutivo socialista, y esta se diseñó pensando en un escenario de créditos dudosos de volumen "manejable", de crecimiento económico y "perspectivas más positivas" para los bancos y de mercados "tranquilos" que brindasen opciones de recapitalización a las entidades.

   Sin embargo, "hoy no se da ninguna de las tres condiciones", ha advertido. Por eso, Rubalcaba ha dejado claro que si esta reforma "gradual" no tiene éxito pedirá al Gobierno un enfoque "más agresivo", "por utilizar una palabra que al Gobierno le gusta utilizar", ha apostillado.

   En concreto, ha abierto la puerta a pedir al Ejecutivo y al Banco de España normas "más exigentes" para el acceso de los bancos a las inyecciones de liquidez del Banco Central Europeo (BCE), a las que ahora acceden sin condiciones. Y además, al margen del seguimiento que el PSOE hará del éxito de la reforma, ha adelantado que pedirá al Gobierno un "refuerzo de los mecanismos de supervisión y control", que a su juicio serán "más necesarios que nunca" visto el tamaño de las entidades que resultarán de las fusiones.

INYECCIONES DEL BCE NO HAN DADO CRÉDITO

   Rubalcaba ha reconocido que las inyecciones de liquidez del BCE han permitido a los bancos españoles "resolver algunos de sus problemas" y a la vez "estabilizar" el mercado de deuda --dado que las entidades han acudido "sin tapujos" a la 'barra libre' a un interés del 1 por ciento y luego han comprado deuda pública al 4 por ciento-- pero ha remarcado que esa no es la solución, ni a la crisis económica, ni a la crisis de la deuda.

   Para la crisis de la deuda, ha insistido en que será necesario mutualizar las deudas europeas en eurobonos u otros mecanismos, así como reformar el papel del BCE. Es más, se ha preguntado cuánto podrían haberse "ahorrado" los europeos desde la crisis de deuda de agosto si el BCE hubiera relajado su política monetaria "en agosto en vez de en diciembre", cuando decidió bajar los tipos de interés.

   Rubalcaba ha lamentado las "deficiencias" de la UE en la gestión de la crisis, ha vuelto a pedir una tasa a las transacciones financieras y hay recordado que, a su entender, el verano pasado ya estaban "cantadas" tanto la necesidad de revisar los planes de estabilidad como la de poner en marcha planes de crecimiento.

SE REVISARÁ LA FECHA DE 2013 PARA EL DÉFICIT

   En este punto, ha insistido en su apoyo a la intención del Gobierno de revisar el objetivo de déficit para 2012 pero ha dejado claro que no está de acuerdo "con la cifra ni con la fecha de finalización del calendario de ajuste", que se mantiene en 2013. Es más, se ha mostrado convencido de que esta fecha se acabará cambiando.

   Y además, para no "abonar la desconfianza", ha reclamado al Ejecutivo que presente los Presupuestos para 2012 y no los retrase más por "intereses electorales" en Andalucía y Asturias. Rubalcaba ha recordado que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, decía estar esperando a conocer las previsiones económicas europeas, cosa que se reveló como una "excusa" porque Bruselas prevé una recesión del 1 por ciento y el Gobierno presentó el viernes un cuadro macro con el -1,7 por ciento.

   En opinión de Rubalcaba, el Gobierno "se está equivocando" en el modo en que está planteando las reformas, porque no está teniendo en cuenta la necesidad de crecimiento. "Debemos acertar no sólo en la orientación de las reformas, sino también en la planificación temporal, porque no podemos quedarnos sin oxígeno en un momento crítico como éste", ha argumentado.

   Esta preocupación la ha argumentado en que la reforma financiera "no va a solucionar a corto plazo problemas de crédito" y en que el Gobierno no está dando muestras de querer cambiar el modelo de crecimiento, tomando medidas como recuperar la desgravación por compra de vivienda. Y a ello se suman reformas como la laboral, que el líder socialista ha vuelto a criticar subrayando que generará "más despidos", y más "incertidumbre", es decir, más "depresión" en un consumo que ya está "desganado".

   Rubalcaba hubiera deseado que el Gobierno hiciese caso al "pacto de rentas" que habían alcanzado empresarios y sindicatos, que era "gradual" --y por tanto menos nociva para el consumo-- y afectaba tanto a los salarios como a los precios y los beneficios.

COMPETITIVIDAD NO ES SÓLO MODERAR SALARIOS

   El líder socialista ha reconocido que para salir de la crisis España debe corregir desequilibrios y moderar salarios para recuperar competitividad, pero ha advertido de que será una equivocación fiar todo el aumento de competitividad a recortes salariales en lugar de apostar por inversión científica y tecnológica.

   Y además, en un momento en que se hacen juicios "muy severos" a la acción política, Rubalcaba ha aprovechado para defender ante el sector bancario que "no todo han sido ejercicios baldíos" y que España ha cambiado mucho desde 1996 -ha querido dejar claro que su análisis no era en clave política-, con grandes inversiones en infraestructuras, mejora de recursos educativos e inversiones en I+D+i. "Algunas cosas hemos hecho en el pasado que han permitido mejorar la competitividad, aunque queda mucho por hacer", ha señalado.