Actualizado 03/11/2011 14:12:21 +00:00 CET

Aragón revisará los 98 programas educativos y eliminará los ineficaces

Dolores Serrat En El Pleno De Hoy
EUROPA PRESS

ZARAGOZA, 3 Nov. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Educación, Universidad, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, Dolores Serrat, ha anunciado este jueves que su Departamento revisará los 98 programas educativos heredados del Ejecutivo anterior y eliminará los ineficaces, mientras que los que tengan "buenos resultados" se incorporarán en el curriculum educativo y los que sean "adecuados" se mantendrán como actividades extraescolares.

Serrat se ha pronunciado así en una comparecencia ante el pleno de las Cortes de Aragón, solicitada por el grupo del Partido Socialista (PSOE) para conocer las líneas de actuación de su Departamento en materia de programación educativa.

La consejera ha dicho que este curso se van a mantener los programas existentes, aunque algunos "no se han podido dar porque los profesores que los gestionaban los han abandonado", fruto de una "política muy personalista" del anterior Gobierno socialista.

A partir de ahí, ha apostado por un "cambio de política educativa" para apoyarse solo en los programas que mejoren la capacidad educativa, tras "evaluar" los 98 programas existentes, cuya eficacia "no se ha valorado" en los doce años del Ejecutivo anterior.

Esto ha hecho que haya programas "que llegan a unos centros sí, otros no", algunos que "tienen un importante número de alumnos y otros que no se saben a cuántos alumnos llegan", programas "cuadruplicados", como es el caso del estímulo de la lectura, "con cuatro programas que llegan a un número limitado de estudiantes y no están en todos los centros".

A su entender, se han puesto en marcha muchos programas que "cuestan un esfuerzo económico importante, sin que conozcamos su rendimiento" y ha abogado por "adecuar los programas para reducir el fracaso escolar", frente al Gobierno anterior, que "acumuló programas y más programas, subvencionados, sin límite de tiempo y no evaluados", y que utilizó algunos "para financiar el gasto corriente de muchos centros".

Por su parte, ha anunciado que los programas tendrán una duración de cinco años, se abrirán a todos los centros por concurso, y se valorará su resultado, en función del cual se decidirá si se mantienen o no.

DECÁLOGO

La consejera ha planteado, asimismo, un decálogo de objetivos en materia de programación educativa, que son reducir el fracaso escolar; recuperar la cultura del esfuerzo; contar con un sistema "real" de criterios de evaluación, atendiendo a las competencias europeas; y crear un marco normativo "que garantice la libertad de elección", tanto de los padres, como de los centros a la hora de diseñar su proyecto curricular, dotando de más autonomía a los centros.

Además, forman parte de ese decálogo recuperar la autoridad en las aulas y el papel educador de las familias; adaptar el modelo a los cambios de la sociedad actual; incorporar las nuevas tecnologías en el proceso de aprendizaje, incidiendo en "modificar la metodología del proceso de enseñanza-aprendizaje y formando al profesorado, y la enseñanza de las lenguas extranjeras, "pero no con el modelo que se ha venido ejerciendo".

Igualmente, Dolores Serrat se ha referido a la necesidad de adaptar el modelo a las necesidades de los alumnos y ha defendido una educación integral de las personas, incluyendo "la educación en valores y en la gestión de los sentimientos" que contribuya al desarrollo de la inteligencia emocional "y a la personalización de la educación".

También ha subrayado que "no se va a ahorrar" en la atención a la diversidad, ha defendido la "búsqueda del consenso" y poder llegar a un pacto por la educación.

Asimismo, ha mencionado cuatro líneas de acción, la formación del profesorado, con "líneas de cambio sustancial en el funcionamiento de los Centro de Profesores y Recursos (CPR)", el análisis del costo real de la educación, el "replanteamiento" de las políticas de gratuidad, para determinar "hasta dónde debe llegar la gratuidad y para quién tienen que ser las políticas de gratuidad" y un plan de infraestructuras.

SOLUCIONE LOS PROBLEMAS

La diputada del PSOE, Maite Pérez, ha criticado al Ejecutivo por no haber planteado hasta ahora "el proyecto educativo que quiere liderar el Partido Popular (PP) en esta Comunidad autónoma", a pesar de haber estado "casi tres años hablando con los colectivos" para preparar su programa electoral y ha pedido al Gobierno que "solucione los problemas que se está encontrando la ciudadanía en estos primeros meses" en materia educativa.

La parlamentaria ha lamentado que el Departamento de Educación se haya "cargado sin motivo programas que funcionaban y son rentables", así como la "incertidumbre" creada con la Escuela 2.0, para defender, la "innovación como elemento diferenciador" y recordarle a Serrat que en su programa el PP se comprometió a crear un plan de infraestructuras, así como subrayar la "urgencia" de licitar el colegio en el barrio de Valdespartera de Zaragoza y otras obras.

El diputado de Chunta Aragonesista, Gregorio Briz, ha pedido que se abra un "debate en profundidad" en las Cortes del decálogo planteado por la consejera, para mostrarle su acuerdo con el fomento "del esfuerzo y la capacidad" y discrepar de "los conciertos que ustedes plantean en Infantil y Bachillerato", de modificar el mapa escolar y de la regulación de la autoridad del profesor, "el mayor error que va a cometer".

El parlamentario de Izquierda Unida, Luis Ángel Romero, ha defendido "trabajar conjuntamente en lo que estemos de acuerdo" y ha solicitado a la consejera convocar a los portavoces de Educación de las Cortes "para aunar esfuerzos", para rechazar que se estén "amortizando plazas, todavía no en gran medida", compartir la progresividad en la gratuidad de los libros de texto, reclamar el impulso a una ley aragonesa de educación y que asuma sus competencias en educación de adultos e infantil.

La diputada del Partido Aragonés, María Herrero, ha incidido en la necesidad de reducir el fracaso escolar, "algo falla o algo podremos hacer para mejorar la situación"; recuperar la cultura del esfuerzo, "ligada con la responsabilidad" y trabajar en conjugar oferta y demanda para garantizar la libertad de elección.

La diputada del PP, María José Ferrando, ha argumentado que el Departamento de Educación ha comenzado a gobernar "respetando lo existen, no como elefante en cacharrería", para opinar que "el alumno no fracasa, sino el sistema y, por ende, alguno de los programas donde se sustenta" y por eso ha defendido su evaluación y, en función de ella, su continuidad.