Publicado 01/03/2022 18:06

División en la comunidad educativa por el nuevo currículo de Primaria

Archivo - Alumnos del CEIP de Educación Infantil y Primaria Al-Ándalus durante el inicio del curso escolar 2021-2022, en Sevilla
Archivo - Alumnos del CEIP de Educación Infantil y Primaria Al-Ándalus durante el inicio del curso escolar 2021-2022, en Sevilla - María José López - Europa Press - Archivo

   MADRID, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

   La comunidad educativa se encuentra dividida en torno al nuevo currículo de Educación Primaria, más competencial y con perspectiva de género, que ha sido aprobado este martes en Consejo de Ministros.

   Los mismos sindicatos tienen opiniones dispares. El responsable de Educación de CSIF, Mario Gutiérrez, asegura que los cambios introducidos en el currículo no son suficientes para mejorar el sistema educativo en su conjunto y critica que no se dé tanta importancia a los contenidos.

   "Es evidente que los contenidos son esenciales para después tener capacidades de ejercer individualmente y de forma independiente", señala Gutiérrez, que rechaza que se minimice la importancia de la memorización al centrarse en las competencias, dado que, a su parecer, es un regreso a la LOGSE de los 90 que "no significó ninguna mejora".

   Por su parte, el secretario general de la FECCOO, Francisco García, considera "positivo" que este currículo sea más competencial porque así se "ajusta a las demandas y necesidades de la sociedad actual". Asimismo, celebra el nuevo modelo de evaluación que se establece para Primaria, "más cualitativo", en el que la repetición sea algo excepcional y que se apueste por la inclusión y la igualdad.

   Pero insta a que esta apuesta "innovadora" venga acompañada de los medios y recursos adecuados, ya que según advierte, España se encuentra por debajo de los niveles de financiación de la UE y de los países de su entorno.

   Para UGT, el currículo de Primaria incluye dos elementos "fundamentales" para lograr la equidad en educación y prevenir los desfases en el aprendizaje. El primero es la recuperación de la organización de la etapa en ciclos porque así se puede "atender de forma más personalizada los diferentes grados de maduración y ritmos de aprendizaje del alumnado al no tener que superar obligatoriamente cada uno de los cursos anualmente sino valorar la adquisición de los objetivos al final de cada ciclo".

   El segundo, que tiene que ver con la organización de las materias en ámbitos, es la vuelta a la enseñanza unificada de las Ciencias Sociales y Naturales en el área de Conocimiento del Medio, dejando abierta la posibilidad de desdoblar dichas materias, ya que "esta organización se acerca más al momento psicoevolutivo del alumnado y favorece una mejor compresión de las interrelaciones existentes entre el medio físico y la acción del ser humano en el mismo".

   En cualquier caso, piden que se cumpla el compromiso que recoge el propio texto de proporcionar recursos para la atención temprana ante problemas de aprendizaje, y exigen también más formación para el profesorado y reducción de su jornada lectiva para abordar una enseñanza más individualizada.

   En la misma línea se posiciona ANPE. "Contemplar ámbitos curriculares en los que se trabajarán de forma interdisciplinar aprendizajes de varias áreas puede favorecer a priori el trabajo colaborativo del alumnado y favorecer y fortalecer el aprendizaje", señalan desde este sindicato, que considera que para que esto sea posible hay que reforzar la formación del profesorado en metodologías didácticas que encajen en este nuevo diseño.

   Por otro lado, ANPE ve necesario encontrar un "equilibrio" entre la asimilación de los contenidos y la adquisición de competencias y muestra su preocupación por las diferencias que puedan generarse como consecuencia de la distribución de competencias entre el Ministerio, comunidades autónomas y los propios centros. "Todo ello quedará en una 'medida pedagógica cosmética' si no se aportan los medios económicos y profesionales suficientes", concluye este sindicato.

CENTROS

   El secretario general adjunto de Escuelas Católicas, Luis Centeno, hace una valoración "agridulce" del nuevo currículo de Primaria, ya que ve tanto aspectos positivos como negativos.

   "Los contenidos reducen amplitud, se vuelve a la configuración de ciclos, la promoción es prácticamente automática, se refuerzan aspectos ideológicos transversales y en la nueva asignatura de Valores cívicos y éticos, y no existe una alternativa a la clase de Religión", señala como partes negativas. En el lado positivo, "se apuesta por una mayor autonomía pedagógica de los centros, aunque cabe la duda de si realmente se permitirá en la práctica", añade.

   Mientras, la directora general de la Asociación de Colegios Privados e Independientes (CICAE), Elena Cid, valora "positivamente" el esfuerzo del Ministerio de Educación y FP por avanzar, tanto en la etapa de Primaria como en el resto, hacia el marco competencial que demanda la UE y que es, en su opinión, "esencial para proveer a los alumnos conocimientos y habilidades que les preparen para el mundo actual".

   Asimismo, considera "importante" promover la igualdad de género, el desarrollo sostenible o la educación para la paz, aspectos que recoge el nuevo currículo. No obstante, Cid entiende que "ciertos discursos en los que se antepone el enfoque de género al resto de principios pedagógicos puede desvirtuar o hacernos perder el foco del reto que tenemos por delante para mejorar nuestro sistema educativo".

AMPAS Y FAMILIAS

   Con respecto a las familias, en contra está la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y padres de Alumnos (CONCAPA). Su presidente, Pedro Caballero, recuerda que la Confederación rechazó la nueva Ley educativa y, por tanto, también su desarrollo curricular. En cualquier caso, pide que se deja abierta la puerta para que se siga respetando la complementariedad de la red educativa para que no se prioricen las plazas públicas.

   Asimismo, recuerda la importancia que da CONCAPA a la religión, de ahí que su petición se dirija a las comunidades autónomas, que han de fijar el 40% del currículo: "Seguimos pidiendo que después, cuando llegue al nivel autonómico, sean conscientes y sensibles a la petición de las familias y si se demanda Religión, que sea con peso específico, que cuente para nota".

   Desde la Confederación de Padres de Alumnos (COFAPA), su presidenta, Begoña Ladrón de Guevara, muestra su "preocupación" por el poco plazo que tienen los centros para empezar a aplicar el nuevo currículo, teniendo en cuenta que también faltan los currículos autonómicos, así como por la "disparidad" que pueda haber entre regiones. Además, critica que el currículo hoy aprobado, el estatal, establece contenidos "muy poco definidos", pero confía en el "buen hacer" de los docentes.

   Por último, la presidenta de la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnado (CEAPA) ha celebrado que ya sea "hora" de hacer cambios en el currículo, sin embargo, considera que estos son "muy amplios" y "no dan opción a prácticamente nada más", como es dedicarle más tiempo a la parte emocional de los niños.

Más información