El límite a los deberes en la Comunidad Valenciana divide a las organizaciones de asociaciones de padres y madres

Cómo mantener el equilirio entre ayudar y hacer sus deberes
ISTOCK - Archivo
Actualizado 27/12/2018 17:09:42 CET

MADRID, 27 Dic. (EUROPA PRESS) -

El límite impuesto a los deberes en la Comunidad Valenciana, rubricado este pasado martes 25 de diciembre con la entrada en vigor de la ley valenciana de Infancia y Adolescencia, ha sido valorado con diferente estusiasmo entre las organizaciones de padres y madres de alumnos, que se dividen entre los que la celebran y quienes defienden la utilidad de las tareas escolares en casa.

"Es muy positivo, por fin un gobierno nos da la razón", ha afirmado a Europa Press la presidenta de la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA), Leticia Cardenal, tras la publicación el día de Navidad en el Diari Oficial de la Generalitat Valenciana de esta ley que contempla, entre otras muchas medidas, la carga lectiva en horario escolar para que los niños "no estén cargados de deberes" cuando llegan a casa.

"El tiempo libre de los niños lo tienen que dedicar a hacer deporte, al ocio o a divertirse, por tanto las cosas referentes a la escuela se tienen que quedar en la escuela", añade Cardenal, recordando que actualmente hay escolares que se llevan a casa "dos o tres horas de deberes" a diario.

"Y no hay nada que demuestra que con más deberes se consigan mejores resultados", asegura la presidenta de la organización, que hace dos años emprendió una campaña bautizada 'Educación sin deberes' para erradicar las tareas escolares fuera del horario lectivo, y que animaba a padres y madres a realizar 'huelgas de deberes' durante los fines de semana.

Una posición contraria a la del presidente de la Confederación Católica de Padres de Alumnos (CONCAPA), Pedro Caballero, que defiende los deberes "racionales" como un "refuerzo" a las clases matinales que ayuda a asentar conocimientos y aprendizajes. "Nosotros creemos que los deberes deben existir, pero deben ser coherentes, de sentido común, racionales", explica a Europa Press.

Desde su organización, se sugiere que los deberes deben aparecer en los últimos cursos de Primaria con media hora de tarea por la tarde, para subir a una hora durante la Secundaria y a la hora y media en Bachillerato. "Esos deberes racionales no quitan para nada ningún tipo de vida familiar o laboral", añade el presidente de CONCAPA, proponiendo que los deberes sean fruto de la comunicación y trabajo conjunto entre padres y profesorado, y adaptados a la necesidad de cada escolar.

UNA LEY COMO UN "REGALO"

La nueva ley valenciana de Infancia y Adolescencia, anunciada por el secretario autonómico de Inclusión e Igualdad, Alberto Ibáñez, como un "regalo" navideño "para todos los niños, niñas y adolescentes valencianos" impulsa su participación en la vida pública y avanza en la promoción de sus derechos. Además establece protocolos sanitarios y educativos para los menores en situación de acogimiento familiar, a los que se les dará acceso prioritario a ayudas de estudio, comedor o transporte y becas.

También incluye medidas como la eliminación de la edad mínima para que sean escuchados en tratamientos médicos y la obligación de respetar sus convicciones, así como el acceso al ocio educativo como un derecho, con la carga lectiva en horario escolar para que los niños no estén cargados de deberes cuando llegan a casa.

"Durante las etapas de educación obligatoria se procurará que la mayor parte de las actividades de aprendizaje programadas puedan realizarse dentro de la jornada lectiva, de manera que las que tengan que realizarse fuera de ella no menoscaben el derecho del alumnado al ocio, al deporte y a la participación en la vida social y familiar", se lee en el articulado de la ley.

De este modo, la Comunidad Valenciana se convierte en la primera región española que erradica los deberes en casa. Antes, comunidades como Castilla y León solo habían elaborado orientaciones para racionalizar los deberes, algo que también también hizo la Comunidad de Madrid mediante una circular a los centros con recomendaciones como que los niños y niñas hicieran, en la medida de los posible, el mayor número de tareas en el colegio.

Los deberes escolares también han sido asunto de debate en el Congreso de los Diputados en los últimos años. En 2016 se debatió una proposición no de ley para establecer un marco regulador que determine el tiempo y la cantidad de deberes en cada etapa educativa, registrada por Ciudadanos.

Tanto la formación de Albert Rivera como el PSOE se mostraban partidarios de regular las tareas escolares y poner el debate en el centro de la atención pública, mientras Unidos Podemos se mostraba a favor de eliminarlas con un cambio en la metodología de enseñanza y el PP consideraba que se trata de un tema que compete a los centros educativos y profesores.

Contador