Vox quiere liberalizar la educación permitiendo que todos los centros privados puedan recibir recursos públicos

Actualizado 04/11/2019 17:51:51 CET
El presidente de Vox, Santiago Abascal, saluda a un simpatizante en el acto de apertura de campaña en Barcelona (España).
El presidente de Vox, Santiago Abascal, saluda a un simpatizante en el acto de apertura de campaña en Barcelona (España). - David Zorrakino - Europa Press

El partido de Abascal propone un 'cheque escolar' para que las familias puedan matricular a sus hijos en la educación privada

MADRID, 4 Nov. (EUROPA PRESS) -

El partido Vox quiere implantar un sistema de 'cheque escolar' para que las familias tengan "auténtica libertad" a la hora de elegir el colegio de sus hijos, como apunta la formación en el documento '100 medidas para la España viva', que recopila las propuestas con las que concurre a las elecciones generales del 10 de noviembre.

En este documento, Vox apenas detalla en qué consistiría este sistema de 'cheque escolar'. Sin embargo, hace tres años lo desarrolló con detalle en el programa electoral con el que se presentó a las elecciones generales de junio de 2016.

La formación de Abascal explicaba entonces que quería "trasladar el poder de elección de centros escolares a los padres" mediante unos "cheques educativos" que repartirían la inversión pública en función de la demanda, con independencia de si los centros son públicos o privados.

El programa de 2016 defendía que este "impulso liberalizador" permitiría "no solo fortalecer la educación privada", sino también los centros públicos al entrar "en competencia por recibir la matrícula de esos padres", como exponen en su programa electoral.

Esta medida, que abriría la posibilidad de destinar recursos públicos a cualquier centro educativo privado, provocaría que los centros públicos, según Vox, "se esfuercen por ofrecer mejor calidad, reforzando, en contra de los que algunos creen, la escuela pública, que inexorablemente reduciría costes, mejoraría su gestión, sus recursos y fomentando la innovación y formación de su profesorado".

El "cheque educativo" de Vox equivaldría al "coste real y con índices correctores" de la plaza del estudiante durante un curso, y el dinero se entregaría directamente al centro elegido "sin pasar por la familia", apuntaban en el programa de 2016.

El partido de Abascal señalaba entonces que cada centro "recibirá el dinero que se necesita para mantener el mismo, independientemente del total cheques de educación recibidos", y el profesorado "el sueldo estipulado por el Estado, independientemente de la demanda de ese centro por curso escolar".

"Con estos índices correctores pretendemos alcanzar la igualdad de derechos y deberes entre todos los centros (públicos, concertados y privados), para que las familias elijan realmente en igualdad", añaden desde Vox, que consideran esta medida efectiva para reducir "la incidencia de adoctrinamiento" en las aulas. El cheque de Vox se aplicaría en toda la etapa de educación obligatoria, desde Primaria hasta finalizar Secundaria, y en Bachillerato.

Para leer más