Arias Cañete destaca el papel de la electrificación y la energía de fusión en el futuro energético de la UE

Comisario de Comisión Europea, Miguel Arias Cañete
EUROPA PRESS
Publicado 06/09/2018 13:28:52CET

   MADRID, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El comisario de Acción por el Clima y Energía en la Comisión Europea, Miguel Arias Cañete, ha destacado que la electrificación y la energía de fusión "juegan un papel fundamental" en el futuro energético de la Unión Europea.

   Así lo ha manifestado este jueves 6 de septiembre Arias Cañete durante su intervención en el encuentro 'Descarbonización de la Economía', organizado por Expansión y patrocinado por Acciona, en el que ha asegurado que la electrificación juega un "papel fundamental" en la descarbonización. "La electricidad cubre el 27% de la demanda final de energía. En 2050 estará en los alrededores del 50%, de los cuales el 80% será de energías renovables", ha dicho.

   En la misma línea, ha añadido que la energía de fusión "puede estar llamada a jugar un papel importante" en la descarbonización porque, a su juicio, sería una fuente "prácticamente inagotable y respetuosa con el medio ambiente". "La fusión se convertiría en un complemento básico de las renovables", ha defendido.

   El gas natural, según ha explicado Arias Cañete, puede jugar un papel en la descarbonización a corto plazo "sustituyendo a combustibles fósiles con más emisiones de carbono". Sin embargo, en sus palabras, el gas natural se enfrenta a largo plazo al "desafío" de "empezar a ser totalmente descarbonizado".

   Respecto a la energía nuclear, ha subrayado que la Comisión Europea "no toma partido" por el tipo de energía que quiera utilizar cualquier Estado Miembro, aunque ha resaltado que la "realidad" es que hay 126 reactores en funcionamiento en 14 países de la UE con una media de 30 años.

EL CIERRE DE REACTORES NUCLEARES REQUERIRÁ "INVERSIONES SIGNIFICATIVAS"

   En este sentido, ha señalado que el 90 por ciento de los reactores existentes "tendrían que cerrarse con vistas a 2030". En concreto, ha afirmado que de los 126 reactores, 50 "tendrán que cerrarse de aquí a 2025", lo que supondrá "unos costos de 263.000 millones de euros" para su clausura y gestión de los residuos radiactivos.

   Para el comisario de Acción por el Clima y Energía la Comisión Europea, el parque nuclear "está envejeciendo y va a requerir inversiones significativas". "A nivel mundial el número de países que cuenta con reactores nucleares va a aumentar hasta 2040, sobre todo en China", ha precisado.

   Otro reto al que se enfrenta la UE en la transición energética es, según Arias Cañete, desarrollar el almacenamiento de la capacidad excedentaria de energías renovable, a través del desarrollo de las baterías. "En la UE no hacemos nada en el almacenamiento de baterías y ahora tenemos que extenderlo en nuestra estrategia del sistema eléctrico", ha apuntado.

   Los riesgos del cambio energético son, en palabras del comisario de la Comisión Europea, "muchos" y "complejos", como el "aumento de la vulnerabilidad ante ciberataques". "Queremos que los estados no cierren sus fronteras frente a riesgos de suministro, sino que actuemos en perspectivas regionales con solidaridad e interconexión, porque acudir al cierre de fronteras en tiempos de crisis no es la mejor solución", ha sentenciado.

ELECTRIFICAR LA ECONOMÍA CON EL PRECIO "MÁS BAJO"

   Durante la mesa de debate 'Ley de cambio climático y transición energética', el portavoz de Energía del PP en el Congreso, Guillermo Mariscal, ha apostado por "electrificar la economía" y procurar a la vez que el precio "sea el más bajo cumpliendo siempre con los compromisos medioambientales". Así, ha subrayado que el precio de la energía es un factor "muy importante" para desarrollar un país y ha defendido que hay que "quitar del sistema" aquellas fuentes de electricidad que generan CO2.

   Para el 'popular', la ley de descarbonización se debería hacer "basándose en hechos científicos", por lo que ha mostrado su apoyo a una ley "que garantice los compromisos medioambientales, pero también el precio". "Si vemos una ley ideológica pelearemos. Esperemos que el Ministerio de Transición Ecológica no haya que cambiarle de nombre y llamarlo Transición Ideológica", ha dicho Mariscal, al tiempo que ha asegurado que se puede revertir el "alto" precio de la energía.

   Posteriormente, la portavoz de Energía del PSOE en el Congreso, Pilar Lucio, ha respondido que la Ley de Cambio Climático y Transición Energética "podría haber estado ya hecha". "El grave problema del sector energético ha sido la falta de planificación y de un diseño claro, por lo que ahora tenemos que hacer un trabajo acelerado. Lo tenemos que hacer deprisa pero lo vamos a hacer bien", ha concretado.

   Por su parte, el portavoz de Medio Ambiente en la Asamblea de Madrid de Ciudadanos, Enrique Veloso, ha pedido explicaciones al Gobierno por las subidas que "incrementan considerablemente" el recibo de la luz. "Queremos un escenario en el que los consumidores sean el eje de la transición energética y acabar con los sobrecostes de la factura de la luz", ha manifestado.

   Asimismo, Veloso ha apostado por dar seguridad jurídica al ámbito energético, la defensa de la implantación de los parques experimentales en materia de I+D+i y la movilidad sostenible. "Nos preocupa el transporte de mercancías, apostamos por un plan específico para ayudar a esos transportistas para que puedan hacer el tránsito hacia una movilidad descarbonizada", ha indicado.

   Por último, el portavoz de la Comisión de Transición Ecológica de Unidos Podemos, Juan López de Uralde, ha señalado que el sector energético es "clave" en la descarbonización, por lo que ha defendido la "necesidad" de un plan de energías renovables que, a su juicio, "realmente es necesario". "Nuestra idea es que las líneas básicas de nuestro planteamiento podamos abordarlas con el Gobierno y llegar a una ley consensuada. El consenso es que tenemos que disminuir las emisiones de CO2", ha dicho.

   Sobre el debate nuclear, de Uralde ha indicado que la energía nuclear se está eliminando "poco a poco" porque las centrales "están envejeciendo y hay que cumplir con su cierre". "Ahora nos encontramos con que se han ido dejando los costes más importantes, como el desmantelamiento del parque nuclear, para el final", ha concluido.