Las BRIF desconvocan los paros previstos para mañana y el 4 y 5 de octubre tras el principio de acuerdo con Tragsa

Brigadistas De La Base De Lubia (Soria) En Un Ejercicio Contra El Fuego
EUROPA PRESS
Actualizado 27/09/2017 15:10:19 CET

   MADRID, 27 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los representantes de los trabajadores de las Brigadas de Refuerzo contra Incendios Forestales (BRIF) han desconvocado las jornadas de huelga previstas para este 28 de septiembre y los días 4 y 5 de octubre al haber alcanzado un principio de acuerdo este lunes con la empresa pública Tragsa, con el visto bueno del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, con los que se volverán a reunir el próximo 4 de octubre.

   Los trabajadores de las Brigadas de Refuerzo contra Incendios Forestales (BRIF) han llegado a un principio de acuerdo por el que serán reconocidos como bomberos forestales y obtendrán una subida salarial de entorno al 11 por ciento, así como un conjunto de mejoras para estos expertos que luchan contra el fuego en cada incendio.

   El preacuerdo, firmado por los sindicatos CCOO de Construcción y Servicios, UGT y CSIF pero no por CGT --que firmó un acta de desacuerdo--, se alcanzó en la tarde del lunes y este miércoles, la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, ha confirmado en el Congreso de los Diputados que los brigadistas y Tragsa, con el visto bueno de su departamento, han aceptado la definición propuesta para bombero forestal.

   Tejerina ha destacado el "importante esfuerzo" del Gobierno para mejorar las condiciones de las BRIF en 2011, para que tengan "un empleo la práctica totalidad del año" y ha añadido que este año se reformarán y las bases del colectivo en los próximos cinco años. La primera de estas a remodelar será la base de La Iglesuela, en Castilla-La Mancha.

   La ministra, no obstante, ha puntualizado que el reconocimiento de categoría de bombero forestal --una de las reclamaciones que las BRIF mantenían desde hace varios años-- es una cuestión que le corresponde negociar entre representantes de los trabajadores y las empresa que los contrata, pero que la empresa pública Tragsa y los trabajadores han aceptado la definición propuesta. Sin embargo, los brigadistas aseguran que esta categoría debe ser concedida en primer lugar por el Ministerio y no por Tragsa.

   Entre las mejoras acordadas, ha dicho que además de trabajar la "práctica totalidad del año" porque el Gobierno ha ampliado la duración de los trabajos de prevención, el horizonte de estabilidad es mayor, debido al carácter plurinacional de las encomiendas a la empresa pública Tragsa, "que no se hacía anteriormente".

   A juicio de la ministra, la situación de los 545 trabajadores del dispositivo de las BRIF "no tiene nada que ver con la situación del año 2011".

   Mientras, desde Comisiones Obreras, han explicado que la mediación celebrada a instancias de los sindicatos CCOO, UGT y CSIF en el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA) ha logrado plasmar "definitivamente" la "reivindicación histórica" de los brigadistas que era el reconocimiento de la categoría de Bombero Forestal de Prevención de y Extinción de Incendios Forestales BRIF.

   Asimismo, según el principio de acuerdo, verán incrementadas sus tablas salariales en un 11 por ciento, además de los complementos de disponibilidad fuera de campaña de extinción, así como el complemento de operatividad durante y fuera de la campaña de extinción de incendios forestales.

   El comunicado sindical añade que el acuerdo prevé mayor concreción y mejora del cobro del plus de conducción y se amplía el colectivo con derecho a su percepción.

   También expone que "como novedad" se instaura un plus de pernocta fuera de la base de 15 euros, por cada noche que haya que pernoctar fuera de la base de origen.

   En cualquier caso estos acuerdos quedarán supeditado a un acuerdo global sobre el anexo VII del Convenio de TRAGSA, habiendo puesto una fecha orientativa para concluir los trabajos aún pendientes.

   A este respecto, el presidente de la Asociación de Trabajadores de las BRIF (ATBRIF), Pablo González Moreno, ha señalado en declaraciones a Europa Press que la negociación sigue en marcha porque el acuerdo no ha culminado, ya que está a falta de ser ratificado y votado por los brigadistas. La próxima reunión de negociación está prevista para el 4 de octubre.

   En todo caso, reconoce que el principio de acuerdo, alcanzado después de 17 reuniones infructuosas, pone sobre la mesa parte de las reclamaciones por las que luchan "desde agosto de 2014" y que les llevó a realizar una huelga indefinida de 107 días durante el verano de 2015.

   González ha insistido que el organismo que debe reconocer su categoría como bomberos forestales es el Ministerio y que en la actualidad, se sigue negociando con Tragsa, bajo el Comité de intercentros.

   "Nos encallamos porque hay muchas cosas sobre la mesa. Por eso CCOO, UGT y CSIF decidieron convocar una huelga para este jueves 28 de septiembre y los próximos 2 y 5 de octubre, pero ahora, estos tres días de huelga han sido desconvocados a la espera de una futura reunión que se celebrará el 4 de octubre", ha comentado.

El presidente de la ATBRIF recuerda que "algunas cuestiones aún no están reflejadas", tales como una remuneración mayor a la preacordada y otras mejoras como cambios de turno, vacaciones y un mejor sistema de disponibilidad.

   "Desde ATBRIF esperamos que se produzca un sistema de votaciones en las que todo el colectivo ratifique o no el preacuerdo que se alcance", ha apostillado.

   Por su parte, desde el sindicato CSIF valoran el preacuerdo como un "cambio importante, con avances" como el reconocimiento de categoría, mejoras salariales con un acceso al abono del plus de conducción al servicio de la empresa o al plus de pernocta durante la extinción de incendios; así como el establecimiento y abono de un sistema de disponibilidad que permite extender la operatividad del servicio.

   Así, realiza una "lectura muy positiva" de estos "acuerdos parciales condicionados a un acuerdo global" que permiten "avanzar", aunque insiste en que "quedan aún cuestiones por resolver" como la necesidad de reconocer una segunda actividad al cuerpo técnico.

   Las BRIF se ubican en diez bases repartidas en toda España y se desplazan en helicópteros para luchar contra el fuego en los incendios forestales más complicados en el marco del dispositivo estatal de apoyo a las comunidades autónomas.