Publicado 01/07/2021 19:07CET

El CDR reclama que el reglamento para las infraestructuras energéticas cuente con las "especificidades" de cada región

Archivo - El presidente del Comité de las Regiones de la UE, Apostolos Tzitzikostas, durante la 139ª sesión plenaria del Comité Europeo de las Regiones celebrada en Bruselas, (Bélgica), a 30 de junio de 2020.
Archivo - El presidente del Comité de las Regiones de la UE, Apostolos Tzitzikostas, durante la 139ª sesión plenaria del Comité Europeo de las Regiones celebrada en Bruselas, (Bélgica), a 30 de junio de 2020. - EUROPEAN COMMITTEE OF THE REGIONS - Archivo

MADRID, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Comité Europeo de las Regiones (CDR) ha pedido este jueves a la Comisión Europea que el nuevo reglamento sobre las infraestructuras energéticas transeuropeas (RTE-E) cuente con las "necesidades y especificidades" de las regiones de la UE y sirva para estimular "la seguridad energética sostenible, la integración del mercado, la competencia leal, la diversificación del suministro energético y la energía asequible para todos".

En un dictamen elaborado por el ponente Robert Sorin (RO/PSE), que se ha debatido en el día de hoy, el Comité de las Regiones ha invitado a la Comisión Europea a "adoptar un enfoque más abierto a la hora de definir los proyectos transfronterizos" para tener en cuenta, no "sólo a los grandes proyectos", sino también a los más "locales, descentralizados y participativos de redes inteligentes sin fronteras físicas".

Estos, según ha destacado el CDR en un comunicado, pueden aportar "efectos positivos no solo a los sistemas regionales y nacionales, sino también a los diferentes Estados miembros mediante la integración de las energías renovables, solucionando las congestiones y evitando las externalidades negativas"

"Se trata de una petición clave para garantizar que el nuevo Reglamento transeuropeo de infraestructura energética (RTE-E) respalde el objetivo de la UE de alcanzar la neutralidad climática para 2050", ha señalado el comité.

En este punto, el organismo presidido por Apostolos Tzitzikostas ha insistido en que "la actualización y ampliación de las infraestructuras energéticas europeas es un elemento clave para la transición energética verde", por lo que "debe ser coherente con el objetivo del Pacto Verde de alcanzar la neutralidad climática en 2050".

Al hilo, Sorin ha declarado que el reglamento "debe reflejar la primera ley europea sobre el clima y los nuevos avances tecnológicos". "Este dictamen es un claro llamamiento a la ecologización de los proyectos de infraestructuras de la UE, que queremos que sean competitivos, seguros y asequibles para todos. Las normas de la UE deben permitir un camino real para dejar de depender de los combustibles fósiles", ha aseverado.

Por ello, el ponente ha subrayado que es "esencial" contar con una "representación regional y local relevante" dentro de los Grupos Regionales en el proceso de identificación y selección de los Proyectos de Interés Común (PCI), "especialmente cuando los proyectos potenciales tienen un alto impacto en nuestros territorios". "La creación de ventanillas únicas es esencial para acelerar el proceso de autorización de los PIC", ha apuntado.

En el dictamen, el Comité de las Regiones Europeo ha recorado el papel clave que desempeñan los grupos regionales en el proceso de selección de los Proyectos de Interés Común (PIC), que son proyectos de infraestructura destinados a ayudar a la UE a alcanzar sus objetivos climáticos y a contribuir a la mejora de la integración del mercado y la competencia.

Por ello, el CDR ha reclamado a la Comisión Europea que flexibilice el marco de concesión de permisos de los Proyectos de Interés Común (PIC), "que proporcione un marco para la agregación de varios proyectos locales más pequeños y que establezca un mecanismo permanente para que los grupos regionales dialoguen con los entes locales y regionales".

En este sentido, los miembros del CDR acogen favorablemente la actualización de las categorías de los PCI, que ahora apoyan principalmente las infraestructuras energéticas que consolidan las tecnologías de energía limpia y ponen fin al apoyo político y financiero a los proyectos de combustibles fósiles, que ya no estarían incluidos en las listas de PCI y, por tanto, no podrían recibir financiación del MCE.

El dictamen sugiere que se supere la actual infrarrepresentación de los proyectos de redes inteligentes en la lista de PCI considerando a los operadores de redes no solo como operadores de sistemas de transmisión (TSO), sino también como operadores de sistemas de distribución (DSO) y ampliando así la definición restrictiva de redes inteligentes en la legislación actual. Esto permitiría a los ciudadanos, según el CDR, convertirse en prosumidores y fomentar las comunidades energéticas, lo que posibilitaría la integración de las energías renovables, apoyaría el desarrollo de la e-movilidad y la electrificación de la calefacción y la refrigeración.

El CDR también reitera la importancia de que los entes locales y regionales participen en la elaboración de los Planes Nacionales de Energía y Clima (PNEC).

Asimismo, la asamblea de representantes locales y regionales de la UE ha señalado que "se congratula de que se preste cada vez más atención al hidrógeno limpio como alternativa a los combustibles fósiles", y acoge "con satisfacción "en esta propuesta un marco jurídico de la UE más favorable para el desarrollo del mercado y las infraestructuras, que responde a una petición del dictamen del CDR "Hacia una hoja de ruta para el hidrógeno limpio".

El CDR ha subrayado también la necesidad de crear sinergias entre las RTE-E y la Red Transeuropea de Transporte (RTE-T), ya que "la reducción de las emisiones del transporte es una de las prioridades clave del Pacto Verde Europeo".

Para leer más