Ecoembes explica que la subida del 35,8% de las tarifas del Punto Verde es "imprescindible" para garantizar el reciclaje

Actualizado 02/12/2009 14:16:13 CET

MADRID, 2 Dic. (EUROPA PRESS) -

El director general del comité de dirección de Ecoembes, Melchor Ordóñez Sáinz, aseguró hoy que la subida del 35,8 por ciento de las tarifas del Punto Verde para 2010 y 2011 es "imprescindible" para garantizar la viabilidad del sistema de recogida y reciclaje de los envases porque "los costes van disminuyendo pero los gastos van aumentando".

Así, explicó que los ingresos de Ecoembes están descendiendo porque las empresas están poniendo menos envases en el mercado al tiempo que los ciudadanos colocan más envases en el sistema de reciclado, por lo que los gastos están en aumento, de modo que en 2009 se agotará el superavit de las reservas financieras acumulado en los últimos años.

En ese sentido, precisó que debido a la crisis económica se venden menos productos envasados y los precios de venta de los materiales reciclados están "en mínimos históricos", mientras que los gastos de recogida selectiva siguen al alza ya que los ciudadanos reciclan cada año más kilos por habitante, llegando a los 10,8 kilogramos por habitante al año en 2009.

Se prevé que la entidad, sin ánimo de lucro encargada de la recogida selectiva, recuperación y reciclado de envases ligeros, de cartón y papel, ingrese en 2010 un 5 o un 6 por ciento menos que en el año anterior, por lo que señaló que la subida de la tarifa pretende hacer frente al "grave déficit" provocado por la crisis económica y con el objetivo de garantizar la recogida de envases a futuro.

Además, apuntó que el incremento fue aprobado por la Comisión Delegada de Ecoembes, por lo que defiende que la decisión ha sido "colegiada" entre las empresas adheridas, que son aproximadamente el 60 por ciento de las empresas que ponen envases en el mercado. No obstante, subrayó que "no hay obligación de pertenecer al sistema de depósito" y que las empresas "son libres de implantar su propio mecanismo" de recogida de envases.

La decisión, según Ordóñez se adoptó después de "explorar otras vías" para financiarse, además de solicitar subvenciones al Gobierno y la negociación con Ayuntamientos de la reducción de costes de los convenios de colaboración, por los que el SIG debe financiar el coste extra de la recogida selectiva, que suponen el 95 por ciento de los gastos. Además, insistió en la "transparencia" de las cuentas de Ecoembes, auditadas externa e internamente.

Igualmente, añadió que otros países europeos también han subido sus tarifas, a razón del 35 por ciento en Austria, del 25 por ciento en Francia, del 50 por ciento en Chequia, del 36,5 por ciento en Portugal o del 25 por ciento en Bélgica, para 2010.

LOS PEQUEÑOS ELECTRODOMÉSTICOS SE REBELAN

La explicación llega después de las críticas recibidas por parte de asociaciones sectoriales como la Asociación de Empresas de Electrónica, TI y Telecomunicaciones (AETIC); la Asociación Nacional de Fabricantes e Importadores de Electrodomésticos de Línea Blanca (ANFEL), la Organización Multisectorial de empresas de TI, Comunicaciones y Electrónica (ASIMELEC) y la Asociación Española de Fabricantes de Pequeño Aparato Eléctrico (FAPE) que asegura que implicará que tanto consumidores como productores tendrán que hacer frente a un gasto adicional de 140 millones de euros anuales.

A este respecto, consideran la subida es "difícil de comprender" para los representantes de la Industria y acusan a la organización de desconocer el volumen de su propino negocio. En ese sentido, advierten de que "alguien va a tener que pagar los desajustes contables de la entidad que ha conseguido gestionar, en régimen de monopolio, el reciclaje de la práctica totalidad de los embalajes de España" y que éstos serán fabricantes de productos como leche, agua, congelados, electrodomésticos, bombillas, juguetes, o cualquier otro artículo envasado o embalado, por lo que éstos tendrán que repercutir el coste en los propios consumidores.

En ese sentido, parte Melchor Ordóñez destacó que uno de los sectores más afectados que el de los pequeños electrodomésticos es el del agua envasada, al que le repercute el 1,6 por ciento del precio del producto y, aunque reconoció que "no está contento con la subida de la tarifa", "ha entendido las razones".

En cuanto al sector del aluminio, indicó que el coste de separación de este material ha reducido porque se han automatizado 40 de las 90 plantas de reciclado que hay en España y el precio de la materia prima ha caído "tan bruscamente" que el cociente indica que no hay que modificar el precio para el aluminio.

Sobre las críticas del sector de los pequeños electrodomésticos, el director de Ecoembes dijo que "de momento no van a emprender ninguna acción legal" y que lo que más le gustaría es "mantener una reunión con ellos".