'Fridays for future' "hunde" las banderas de 13 ciudades para exigir un compromiso contra el cambio climático

El movimiento estudiantil 'Fridays for future' contra el cambio climático se concentra frente al Congreso de los Diputados en Madrid
Jesús Hellín - Europa Press
Publicado 21/05/2019 12:11:43CET

   MADRID, 21 May. (EUROPA PRESS) -

   El movimiento estudiantil 'Fridays for Future' contra el cambio climático, inspirado en la joven activista sueca Greta Thunberg, ha lanzado la campaña 'Banderas Hundidas', una reinterpretación de las banderas de 13 de las ciudades españolas que se ven amenazadas por la subida del mar para exigir a los alcaldes que serán elegidos este domingo 26 de mayo en las elecciones municipales que se comprometan con el medio ambiente.

   Según recuerdan desde Juventud por el Clima, más de 30 millones de españoles viven en el litoral y si no se toman medidas contra el calentamiento global y siguen subiendo las temperaturas, el nivel del mar puede alcanzar un incremento de hasta tres metros y afectar a ciudades como: Alicante, Gijón, Barcelona, Valencia, Cartagena, Sevilla, La Coruña, Bilbao, San Sebastián, Santander, Santa Cruz, Málaga y Las Palmas.

   Con 'Banderas Hundidas', en Fridays For Future quieren conseguir que los políticos sean conscientes del "peligro" que representa la subida del nivel del mar y que "hagan algo para frenar la situación", empezando por "ciudades y políticas más sostenibles".

   Para conseguirlo, han cambiado algo que ven todos los días: las banderas de sus ayuntamientos. En el nuevo diseño de estos jóvenes que luchan por el clima, el mar cubre la mitad inferior del estandarte, como si se hubiera sumergido.

   "Enviaremos estas nuevas insignias a los alcaldes tras su designación y les pediremos que las cuelguen en las fachadas de sus ayuntamientos durante el transcurso de un viernes. Con este acto simbólico queremos que transmitan a la ciudadanía su próxima implicación en el medio ambiente y su compromiso por conseguir ciudades más sostenibles", apuntan.

   Además, con la campaña 'Banderas Hundidas' quieren hacer un llamamiento a la población para que en los comicios que se celebrarán a finales de esta semana se vote "con conciencia, mirando por el clima y por políticas que hagan visible y aborden la cuestión medioambiental".

VEHÍCULOS ELÉCTRICOS Y EDIFICIOS EFICIENTES

   Según el asesor ambiental y Químico y Premio Nacional de Medio ambiente, Julen Rekondo, algunas buenas medidas para cortar las emisiones son "el lanzamiento de una movilidad sostenible y eléctrica, con la prohibición de los vehículos más contaminantes en sus centros; la modernización de decenas de miles de edificios para mejorar su eficiencia energética, y la creación de ciudades bajas en carbono".

   Para el profesor e investigador de la Universidad de Oviedo Germán Orizaola, es "imprescindible un cambio radical en la forma de producción y uso de la energía con objeto de frenar, al menos parcialmente, la subida del nivel del mar y sus efectos sobre el medio ambiente y las actividades humanas".

   En concreto, cita diferentes modelos climáticos que pronostican un incremento de la temperatura media del planeta de entre 2 y 4 grados durante el siglo XXI. Las consecuencias ya se aprecian desde el Ártico, donde en los últimos veranos se han registrado "mínimos históricos de la extensión de hielo", hasta el Kilimanjaro, donde las nieves perpetuas "podrían desaparecer", pasando por España, donde la superficie de los glaciares pirenaicos está menguando "a un ritmo sin precedentes".

   Uno de los efectos directos de esta pérdida de masas de hielo, según puntualiza Orizaola, es la subida del nivel del mar a escala global. En la actualidad, se estima que el nivel del mar asciende a un ritmo de más de 3 centímetros por década. En concreto, apunta que en España se espera un ascenso medio del nivel del mar de unos 15 centímetros para 2050.

IMPACTO SOBRE CULTIVOS Y BIODIVERSIDAD

    Esta situación tendrá un impacto sobre el litoral con efectos "intensos" sobre muchas ciudades. Así, advierte de que amplias zonas sufrirán los efectos de la erosión y el aumento de la salinidad, con el consiguiente impacto sobre la superficie cultivable y los acuíferos costeros; y añade que afectará a zonas importantes para el mantenimiento de la biodiversidad como los deltas, marismas y praderas de Posidonia oceánica.

   "El abandono del uso de combustibles fósiles, el incremento de la eficiencia energética de nuestras actividades y un uso más racional de la energía son medidas cruciales para hacer frente a la crisis ambiental en la que se encuentra el planeta en la actualidad", subraya.

Contador