5 de abril de 2020
 
Publicado 17/02/2020 17:21:10 +01:00CET

La industria del plástico europea rechaza la decisión de la Eurocámara de no admitir un 2% de plomo en reciclados de PVC

Cortizo, fabricante de aluminio y PVC para arquitectura e industria
Cortizo, fabricante de aluminio y PVC para arquitectura e industria - REMITIDA - Archivo

   El sector advierte que el 90 por ciento del PVC que incluye plomo podría quedar sin reciclar

   MADRID, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

   La industria europea del plástico rechaza frontalmente la decisión de la Eurocámara de no admitir el 2 por ciento de plomo en los productos de PVC reciclado, porque considera que va en contra de la estrategia de economía circular, que no favorece el reciclaje y además, es contraria a la opinión de la Agencia Europea de Sustancias Químicas (ECHA).

   La semana pasada el Parlamento Europeo tumbó la propuesta del Ejecutivo comunitario por 394 en contra y 241 eurodiputados a favor y 13 abstenciones. El borrador de la Comisión establecía admitir una concentración de plomo en productos del 0,1 por ciento, pero aumentaba hasta el 2 por ciento en los productos reciclados rígidos y al 1 por ciento de este material en los productos flexibles de PVC. El rechazo a esta propuesta supone que la Comisión Europea deberá ahora presentar un nuevo borrador o modificar la propuesta actual.

   Así, desde la patronal de los fabricantes de plástico europeo, Plastics Europe, y los firmantes del compromiso voluntario VinylPlus para el desarrollo sostenible de la industria del PVC lamentan el resultado de la votación porque consideran que contradice el resultado de la rigurosa evaluación científica realizada durante cinco años por la Agencia Europea de Sustancias Químicas (ECHA).

   De lo que se está hablando en concreto es, principalmente de ventanas y tuberías antiguas, que llevaban plomo y que ahora, en el marco del reciclaje de este material la industria incorpora parte de ese plomo para las nuevas ventanas, pero en el interior de las mismas, es decir, sin que tengan contacto con el exterior.

   De este modo, los fabricantes lamentan que ahora, muchos de estos residuos que tienen una vida útil larga, no podrán ser reciclados sino que tendrán que ser incinerados o llevados a vertedero, lo que consideran que podría generar una carga ambiental mucho mayor en el futuro.

   Para la gerente de VinylPlus, Brigitte Dero, otra de las consecuencias del freno de la Eurocámara es la incertidumbre legislativa que aseguran que pone en peligro las inversiones en tecnologías de reciclaje y socava la Estrategia Europea para el Plástico en una Economía Circular. De este modo, alertan de que la decisión supone un impacto "considerable" a la hora de alcanzar los objetivos de reciclaje de la Circular Plastics Alliance.

   Dero recuerda también que este rechazo de la Eurocámara implica retrasar las restricciones a las importaciones en Europa de productos de PVC que proceden de otras zonas del mundo y que no están sujetas a la legislación europea

   Desde Plastics Europe, que representa a los fabricantes de materia prima de plástico, han destacado a Europa Press que según un estudio realizado por VinylPlus, el beneficio social de reciclar los residuos de PVC es de "varios cientos de millones de euros al año" mejor que la incineración o el vertedero.

   En este sentido, añade que el estudio realizado durante cinco años concluyó que la mejor manera de reciclar este plomo procedente de productos que se fabricaron hace 50 años y que ahora llegan al flujo de residuos es su reciclaje de modo que se pueda diluir esa cantidad de plomo en nuevos productos, frente a su confinamiento en un contenedor.

   Para la patronal de los fabricantes, esto supone ir "en contra de la economía circular" y poner "en jaque" al sector del reciclaje sobre todo en la construcción y la rehabilitación de edificios. "Habrá que producir nuevo PVC sin reciclar lo que hay", lamentan.

   En cuanto al reciclaje de este producto procedente de las tuberías de los sistemas de saneamiento o de ventanas antiguas, aseguran que el material reciclado iría siempre dentro de una de las capas intermedias del nuevo PVC, sin que pueda estar en contacto con el exterior, ni con las personas ni el medio ambiente.

   Según datos de Plastics Europe, el volumen de residuos de PVC anual es de 675.000 toneladas al año que en vez de ser recicladas, tendrían que ser incineradas o enviadas al vertedero. Sin embargo, hasta la fecha, los firmantes del compromiso VinilPlus reciclan al año un total de 750.000 toneladas.

   Esto supone, de acuerdo con datos de la Comisión europea, que solo un 10 por ciento del nuevo material de PVC no tiene plomo, frente a un 90 por ciento que quedaría sin la posibilidad de ser reciclado.