Publicado 10/07/2020 13:09:45 +02:00CET

Unas 20 familias con bebés por subrogación en Ucrania y Georgia se perdieron su nacimiento por la pandemia, según APINGU

Padres por gestación subrogada piden ante Justicia soluciones para los bebés españoles nacidos en Ucrania y Georgia
Padres por gestación subrogada piden ante Justicia soluciones para los bebés españoles nacidos en Ucrania y Georgia - EUROPA PRESS - Archivo

   MADRID, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

   La Plataforma de Protección de la Infancia Nacida en Georgia y Ucrania (APINGU) ha asegurado que más de 20 familias españolas estuvieron tres meses sin poder ver a los bebés debido a las restricciones de movilidad por el coronavirus.

   En concreto, según ha señalado a Europa Press la portavoz de la plataforma Ilanit Snir Piñero, no pudieron asistir al nacimiento de sus hijos en Ucrania "aproximadamente 17 familias" y en Georgia "cinco o seis familias".

   Snir Piñero ha recordado que estuvo 145 días en Kiev, donde pasaron "las de Caín" a pesar de poder estar con su hijo. "No puedo ponerme en la piel de un padre o una madre separados de sus hijos, sin poder estar con ellos", ha lamentado.

   Ante esta situación, la portavoz de APINGU ha asegurado que las familias escribían "a diario" a la Embajada española "rogando" la entrada en Ucrania o Georgia para poder ver a sus hijos. "Las familias están muy defraudadas por el trato de su país, los niños necesitan el cuidado de sus padres", ha precisado.

   "Por mucho que esté en contra de la gestación subrogada, hacer sufrir por hacer sufrir no lo entiendo. Las familias están muy quemadas con las autoridades españolas, se ven desamparadas", ha criticado.

   Debido a la expansión del coronavirus, según ha explicado Snir Piñero, la Administración en Georgia o Ucrania "se ha ralentizado", por lo que la solicitud de pasaporte se ha retrasado. "En estos países se han impuesto unas cuarentenas muy estrictas, de no poder alejarse 100 metros", ha dicho.

   En este punto, ha afirmado que durante tres meses han estado "bastante mal" debido a la restricción de fronteras por el Covid-19, por lo que las familias españolas no han podido viajar a Ucrania y a Georgia al nacimiento de sus hijos. Así, ha añadido que la Embajada española se negó "en rotundo" a conceder el permiso de entrada a los padres.

   No obstante, la portavoz de la plataforma ha subrayado que actualmente "en principio han viajado todas" las familias ya y que "el tapón que había pendiente ha ido entrando". Precisamente, ha ensalzado la labor de la Defensora del Pueblo de Ucrania que "medió" para facilitar la entrada de las familias.

MÁS DE 20 FAMILIAS SIN PODER VOLVER A ESPAÑA

   En estos momentos, APINGU tiene constancia de que hay "una veintena" de familias por gestación subrogada en Ucrania pendientes de poder volver a España. "La gente sigue con sus procesos abiertos, unos van volviendo como van pudiendo y otros van yendo", ha comentado Snir Piñero.

   Asimismo, en Georgia, aunque "hay menos" familias españolas, las cinco que hay están teniendo un "problema muy serio" que, a su juicio, "no se va a poder solventar rápido", ya que están teniendo dificultades para iniciar el trámite del pasaporte para que los niños puedan viajar a España.

   "Las familias no saben muy bien cómo proceder si ni siquiera pueden avanzar con el trámite del pasaporte extranjero para viajar a España, no pueden estar eternamente en el extranjero. Parece no importar demasiado a nuestro Gobierno actual", ha sentenciado la portavoz de la plataforma.

LA EMBAJADA NO SE RESPONSABILIZA

   La Embajada de España en Ucrania avisó el pasado mes de mayo "no se responsabiliza" de los bebés nacidos por gestación subrogada que se encuentraban en un hotel de Kiev durante la pandemia del coronavirus. Según denunció la Coalición Internacional para la abolición de la maternidad subrogada, muchos de estos menores se habían quedado "varados" y "abandonados" en la capital ucraniana por la crisis sanitaria.

   "Las Autoridades españolas no pueden hacerse responsables de las promesas y afirmaciones hechas por agencias privadas que realizan fuera de España una actividad no amparada por la Ley española. La Sección Consular de la Embajada de España en Kiev, dentro del marco legal vigente, no asumirá responsabilidad alguna derivada de un negocio jurídico nulo de pleno derecho que desaconseja realizar", señaló la Embajada de España en Ucrania en su cuenta oficial de Twitter.

   Esta institución respondió así a las imágenes difundidas por la clínica Biotexcom en las que aparecían decenas de recién nacidos y bebés, que, según denunciaron varias organizaciones de varios países, estaban "almacenados y mostrados al mundo en guardería improvisada en el hall del Hotel Venezia".

   Por su parte, la Defensora del Pueblo para los Derechos Humanos de Ucrania, Lyudmila Denisova, afirmó el pasado 11 de junio que un total de 119 familias, entre ellas de ciudadanos españoles, habían solicitado permisos de entrada a Ucrania para poder acceder a territorio ucraniano pese a la pandemia del COVID-19 y recoger a 125 bebés nacidos por gestación subrogada. En concreto, 88 de ellas ya habían recibido ese permisos especial, y 31 ya estaban en Ucrania.

EL TSJ DE MADRID "TAPONA" LOS DERECHOS DE LOS NIÑOS

   Por otro lado, APINGU, en un comunicado difundido este jueves, ha pedido que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid "se abstenga de taponar los derechos de los nacidos gracias a la gestación subrogada".

   En este sentido, ha solicitado al TSJ de Madrid que "impulse de una vez" la demanda que presentó la plataforma contra la Instrucción de 18 de febrero de 2019 de la Dirección General de los Registros y del Notariado que exige una decisión judicial que garantice la filiación para poder inscribir a estos bebés en los consulados españoles. "La violencia se extiende ya a los nacidos de parejas LGTBI, en países permisivos de la gestación subrogada notarizada al amparo de su jurisprudencia", ha afirmado APINGU.

   Desde la publicación de esta Instrucción por el Ministerio de Justicia, la plataforma ha destacado que se han cumplido "más de 500 días de enredar" a los hijos nacidos por gestación subrogada y "privarles" de la inscripción y protección mínima por parte de los Consulados de España en los países extranjeros reguladores de su modo de concepción.

   Para APINGU, la aplicación de esta Instrucción, que considera "contraria" a los pronunciamientos del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, condena a los niños nacidos por gestación subrogada "a una escalada judicial de años, hasta poder completar su filiación y derechos como los demás, exponiéndoles así al secuestro parental u orfandad, entre otros daños".

Para leer más