La actividad sísmica en España en la últimas semanas es "completamente normal", según el Colegio Oficial de Geólogos

Mapa terremotos España
ILUSTRE COLEGIO OFICIAL DE GEÓLOGOS
Publicado 19/10/2018 16:17:56CET

   MADRID, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El Ilustre Colegio Oficial de Geólogos (ICOG) ha asegurado, a través de un comunicado, que la actividad sísmica registrada en España en las últimas semanas es "completamente normal", a pesar de los terremotos que se han sentido en Galicia, Comunidad Valenciana y Conil de la Frontera (Cádiz).

   "Parece que los elementos se vuelven contra nosotros y que el cambio climático está detrás de todo ello y no. El cambio climático no tiene nada que ver con los terremotos, que solo tienen un origen: la tectónica de placas", ha señalado el presidente del ICOG, Manuel Regueiro.

   El lento pero constante roce de las placas tectónicas de vez en cuando rompe, según apunta la institución, las rocas en profundidad por lo que se denominan zonas de falla y da como resultado un terremoto, más o menos potente dependiendo de los esfuerzos acumulados desde la última vez que hubo una ruptura en esa zona de la corteza, la extensión del área de ruptura y la geología de los materiales a los que afecta.

   "Los daños en la superficie son proporcionales a esa acumulación de esfuerzos y a la profundidad donde se produce la rotura", explica Regueiro.

   La escala que se usa para medir la magnitud de los terremotos es la escala Richter, una escala logarítmica que mide la energía liberada por el terremoto. Los geólogos apuntan que un terremoto de una determinada magnitud "se puede sentir con diferentes intensidades", por lo que los sismos a poca profundidad, aunque tengan menor magnitud, "pueden causar más daños que los más profundos".

   Los tres últimos terremotos, en Valencia, el 17 de octubre a las 4:51, de magnitud 3,8; en Jódar el 18 de octubre a las 19:57, de magnitud 3,7; y en Conil de la Frontera, hoy a las 6:31, de magnitud 4,0, se han producido en la zona de contacto entre la placa de África y la de Eurasia.

   "La primera empuja a la segunda hacia el noroeste a razón de 4 a 10 milímetros al año y hay un conjunto de sistemas de fallas por los que se transmiten esos esfuerzos", señala Regueiro, destacando que esa es la razón de que esa zona sea la de mayor peligrosidad sísmica de España.

   El Ilustre Colegio Oficial de Geólogos concluye que la mayor parte de los terremotos que se producen en España "o no son sentidos, o si lo son, no producen daño alguno".