Casi un millar de monjas superioras de más de 80 países se reunirán en Roma para definir el futuro de la vida religiosa

Publicado 02/05/2019 14:35:27CET

Roma, 2 May. (Europa Press) -

Más de 820 monjas superioras provenientes de más de 80 países se reunirán en Roma del 6 al 10 de mayo para definir el futuro de la vida religiosa, dotar de más competencias para la protección de menores e ilustrar experiencias de diálogo religioso en países donde se practican varios credos.

La XXI Asamblea Plenaria de la Unión Internacional de las Superioras generales (UISG), que se celebrará en el Hotel Ergife de Roma, con el lema 'Sembradoras de esperanza profética', acogerá distintos encuentros y presentaciones que contarán con 40 ponentes, así como con talleres de formación sobre derecho canónico para la vida religiosa, la protección de menores o técnicas para comunicar la misión.

Según ha explicado la Superiora General de las Hermanas Misioneras de Nuestra Señora de África y Presidenta de la UISG, Sor Carmen Sammut, se van a tratar diversos temas sobre el futuro de la vida religiosa que deberán ser implementados durante los próximos dos años.

"Somos conscientes de que el número de vocaciones se ha reducido en algunas partes del mundo, aunque en otras ha aumentado. Si bien la vida religiosa no es solo una cuestión numérica, ya que depende en su mayor parte de la profundidad de nuestros compromisos, tenemos que ser creativas y adaptar nuestro servicio a las necesidades del mundo de hoy", ha considerado.

Durante la reunión internacional de cuatro, en la que se usarán 13 lenguas, se hará hincapié en la importancia del diálogo religioso que según ha explicado es "clave" para vivir en paz. "Tenemos que construir puentes entre gente de diferentes países y religiones y crear unidad a partir de la diversidad. Nuestras comunidades son muticulturales y la meta es que lleguen a ser interculturales", ha señalado.

Está previsto que el pontífice participe en esta reunión internacional el próximo jueves 9 de mayo donde pronunciará un discurso.

Por su parte, la Superiora General de las Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús, Sor Anabela Carneiro, ha subrayado que es importante que esta plenaria sirva par que las superioras generales se pregunten cómo "mantener viva la esperanza en las congregaciones" teniendo en cuenta "la realidad del mundo y de la Iglesia" y en una tendencia en la que se acentúan "más los puntos oscuros que los de luz".

"La plenaria es un momento muy rico de encuentro en el que se comparte una lectura discernida de la realidad y se conjugan diferentes visiones. La primera expectativa que tengo es que seamos capaces de agradecer y valorar las semillas de esperanza que ya existen en la vida consagrada y buscar las mejores formas de cuidar el terreno donde lanzamos las semillas", ha concluido.

IGLESIA MÁS SAMARITANA

Por otro lado ha deseado que se den pasos estructurales para "dar a conocer una Iglesia más samaritana que se haga próxima a las millones de personas que están caídas en el mundo, que están a la vera del camino y son víctimas de mucha violencia, pero, sobre todo, de una indiferencia que se globaliza cada vez más".

Por último, la Superiora General de las Hermanas de la Preciosa Sangre, Sor Donatella Zoia, ha manifestado que la Asamblea plenaria es "una experiencia de esperanza profética" que ayudará a que las monjas se conviertan en "sembradoras de esperanza".

De este modo, ha especificado que en esta reunión en la que se compartirán "sueños", pero también "preocupaciones" se pondrá en marcha procesos internos tanto de "formación" como de "liderazgo" en las congregaciones.

Contador

Para leer más