Madrid Central: así actúan otras ciudades contra la contaminación

Actualizado 20/06/2019 12:56:46 CET
429519.1.500.286.20190529171518
Vídeo de la noticia

MADRID, 29 May. (EDIZIONES)

El Ayuntamiento de Madrid puso en marcha en noviembre del año pasado Madrid Central, un área de bajas emisiones que restringe el acceso del vehículo privado al distrito Centro de la capital y que tiene como objetivo favorecer la movilidad del peatón, las bicicletas y el transporte público.

Un mes después, el consistorio aprobaba un nuevo plan anticontaminación con cinco escenarios diferentes que limitaba la circulación ante altos niveles de dióxido de nitrógeno. La última norma aprobada obliga a todos los vehículos a llevar distintivos ambientales aunque sin prohibir por el momento los más contaminantes. Estas son las medidas principales de Madrid para luchar contra la polución pero, ¿cómo se protegen otras capitales europeas de las sustancias nocivas?

LONDRES

En la capital británica existen dos zonas para disminuir la polución en la ciudad: la Zona de Bajas Emisiones (LEZ) y la Zona de Emisiones Ultrabajas (ULEZ). La zona LEZ ocupa unos 1.572 kilómetros cuadrados (un área que equivale a casi tres veces la ciudad de Madrid) y afecta tanto al centro de la ciudad como a casi todos sus distritos. Está activa desde 2008 las 24 horas del día y afecta principalmente a autobuses, camiones, furgonetas, que tienen que pagar entre 100 y 200 libras si no cumplen las condiciones medioambientales.

Mapa de Londres. En amarillo la Zona de Bajas Emisiones (LEZ) y en naranja la Zona de Emisiones Ultrabajas (ULEZ)

El pasado mes de abril, Londres fue más allá y creó en el centro de la ciudad, dentro de este área, la zona ULEZ, que consiste en una tarifa de 12,5 libras (14 euros) que deben pagar los conductores de todos los coches contaminantes por cada día que accedan. Esta zona se ampliará en 2021 y pasará a cubrir unos 360 km2, un área equivalente a tres veces la ciudad de Barcelona, y por tanto mucho mayor que Madrid Central cuya extensión es de 4,7 km2.

Además de todo esto, existe una tarifa de congestión de 11,5 líbras diarias (casi 13 euros) que todos los conductores deben pagar si conducen por la zona ULEZ los días laborables entre las 7:00 y las 18:00 horas. Solo existen descuentos para determinados casos, como residentes en esta zona o para quienes conduzcan coches híbridos o eléctricos.

PARÍS

Un sistema implantado por el Gobierno francés en 2017 obliga a todos los vehículos a llevar una pegatina ambiental de distintos colores en función de sus emisiones, de manera que los vehículos 'limpios' llevan una pegatina verde mientras que el resto tendrá distintivos en otros colores que irán del 1 al 5, siendo 1 los coches más nuevos y 5 los más viejos.

Zona de bajas emisiones de París que cubre prácticamente toda la ciudad

A partir de esta medida, París prohibió a los coches con el distintivo 5 circular por la ciudad de lunes a viernes de 8:00 a 20:00 horas y este mes de julio el Ayuntamiento dará un paso más y extenderá la restricción a los vehículos con el distintivo 4 que afectará principalmente a los coches diésel y que deberá cumplirse de forma permanente y sin horarios. La zona de bajas emisiones de París (ZFE) afecta a una zona que casi cubre toda la ciudad donde viven 5,6 millones de personas y el objetivo de la ciudad es que en 2030 solo puedan circular por esta zona los vehículos nuevos.

Además de estas medidas, el Ayuntamiento puso en funcionamiento el plan "París Respira" por el que cierra a los vehículos gran parte del centro y también amplias zonas de distintos distritos de la ciudad los fines de semana.

Zonas de París que cierran sus calles al tráfico durante los sábados o los domingos

BERLÍN

En 2008, la capital de Alemania declaró gran parte de la ciudad 'Zona Medioambiental', y al igual que Londres, solo se permite la entrada a los vehículos que cumplan ciertas normas en cuanto a la emisión de gases. Para identificarlos, Berlín ha implantado una serie de distintivos y solo aquellos que lleven uno verde pueden circular por esta zona.

Esta área de bajas emisiones, que es uno de los más restrictivos de toda Europa, ocupa en total 88 kilómetros cuadrados, bastante más grande que los algo más de 4 kilómetros cuadrados de Madrid Central, en una zona en la que vive más de un millón de personas.

STUTTGART Y OTRAS CIUDADES ALEMANAS

Desde 2008, toda la ciudad de Stuttgart está dentro de un área de bajas emisiones de manera que aquellos coches que contaminan directamente no pueden entrar en la ciudad. Se trata de una medida que está activa las 24 horas del día y que no cambia en función de si el aire está más contaminado o no, y que además no es una excepción en Stuttgart sino que se repite en un gran número de ciudades alemanas como Munich, Frankfurt, Leipzig...

ROMA

La capital de Italia también cuenta con una zona de bajas emisiones llamada 'Zona Traffico Limitato' que se limita, como en el caso de Madrid, solo al centro de la ciudad y que solo está activa de 6:00 a 18:00, es decir, el resto del tiempo la circulación es libre y no existe ningún tipo de restricción. Roma además cierra el tráfico las noches del viernes y sábado en ciertas partes del centro desde las 23:00 hasta las 3:00 horas, algo que no ocurre en otras ciudades.

En Roma, como en Madrid, la zona de restricciones solo afecta al centro histórico aunque en la ciudad italiana solo se aplican unas horas mientras que en la española son permanentes.

LISBOA

Lisboa cuenta con zona de bajas emisiones desde 2011 que cubre gran parte de la ciudad. En la zona más céntrica (Avenida da Liberdade-Plaza del Comercio) solo pueden circular coches fabricados después del año 2000 mientras que al área que rodea al centro solo pueden entrar los posteriores a 1996.

En Lisboa, las zonas más restrictivas se ubican en torno a la zona histórica de la ciudad, al sur.

AMSTERDAM

La capital holandesa cuenta con una zona de bajas emisiones que ocupa casi toda la ciudad aunque hasta el momento solo afecta a motocicletas, taxis, furgonetas y autobuses que usen diesel. El Ayuntamiento ya ha anunciado que dentro de dos años prohibirá la entrada a los coches diésel que sean anteriores a 2005 y su objetivo es que en 2030 solo puedan entrar los vehículos de cero emisiones, algo que se aplicará tanto a los coches privados como al transporte público.

Zona de Amsterdam con restricción al tráfico