La Comisión Europea ante la nueva normativa europea de protección de datos: "No es una revolución, es una evolución"

Publicado 24/05/2018 17:36:55CET
Ordenador, PC, navegar, Internet, red, privacidad, protección de datos
AUTOCONTROL

BRUSELAS, 24 May. (EUROPA PRESS) -

Los Estados miembros de la Unión Europea (UE) deberán aplicar a partir de este viernes 25 de mayo la nueva normativa europea de protección de datos personales (GDPR), adoptada en 2016, que reforzará el control de los usuarios e incrementará las sanciones en caso de incumplimiento. "No es una revolución, es una evolución", subraya la Comisión Europea.

La nueva regulación, que actualiza la Directiva de 1995, pretende unificar el nivel de protección de datos en toda la Unión Europea y también se aplicará a las empresas extracomunitarias, que operen dentro de la UE.

Fuentes comunitarias han explicado que la nueva normativa reforzará la transparencia y el control de los ciudadanos sobre su propia información. Así, las empresas deberán informar en un lenguaje claro sobre sus políticas de privacidad y solo será válido el consentimiento afirmativo del usuario a la hora de utilizar sus datos. El silencio ya no se podrá tomar como una aceptación de los términos.

Además, los ciudadanos podrán tener acceso a la información que las empresas guardan sobre ellos y decidir sobre la transferencia de sus datos a otra plataforma, acciones que hasta ahora solían suponer muchas dificultades para los usuarios. Las nuevas normas también garantizarán el 'derecho al olvido', que obliga a las entidades a eliminar permanentemente los datos de quien así lo solicite.

Por otro lado, las empresas deberán informar a los usuarios en un plazo de 72 horas en caso de que se produzca una brecha en sus sistemas por la que se hayan podido filtrar datos personales. Asimismo, tendrán que notificar si deciden transferirlos fuera de la UE o si ha cambiado el propósito de la recolecta de la información.

También se reforzarán las competencias de las autoridades nacionales de protección de datos, que podrán imponer sanciones de hasta 20 millones de euros o hasta un 4% de la facturación global anual de la compañía infractora.

El Supervisor Europeo de Protección de Datos, creado en 2004 y que aglutina a todos los organismos nacionales, servirá como instrumento de coordinación y orientación para los Estados miembros. Además, podrá tomar decisiones vinculantes si varios países se ven implicados en un mismo caso.

Fuentes europeas han explicado que todos los Estados miembros deben tener ajustada su legislación para albergar las nuevas normas a partir de este viernes, ya que cualquier ciudadano podrá reclamar desde entonces los derechos que le garantiza la nueva normativa.

Sin embargo, algunos países, como Eslovenia, Hungría, Grecia, República Checa, Chipre y Bélgica, llevaban cierto retraso en la tarea la última vez que Bruselas revisó, según un alto funcionario de la Comisión.

Para leer más