Actualizado 06/11/2013 13:58

La costa española se inundará en 5.000 años por el cambio climático

MADRID, 6 Nov. (EUROPA PRESS) -

La costa española se inundará dentro de 5.000 años por el cambio climático, según un estudio elaborado por 'National Geographic'. Todo el litoral del país se verá reducido, en especial la zona del Estrecho donde, según la investigación, el nivel del mar subiría hasta cubrir prácticamente toda la provincia de Cádiz.

'National Geographic' ha creado un mapa interactivo --que se puede ver en www.nationalgeographic.com-- en el que muestra cuál será la situación de los continentes cuando se produzca el deshielo completo de los polos, un hecho que, según las previsiones, tendrá lugar dentro de 5.000 años. La organización apunta a que, entonces, el nivel del mar aumentará 300 metros "creando nuevas litorales en los continentes e islas".

Pero en Europa, no solo la costa Española se verá menguada. Destaca la 'desaparición' de ciudades como Londres y Venecia, mientras que Países Bajos y Dinamarca se rendirán ante el océano, según 'National Geographic', que apunta que con el aumento del caudal del Mediterráneo, también aumentará el nivel en el Mar Negro y el Mar Caspio.

En norteamérica, la mayor perjudicada es la costa este. Florida y el Cabo Cañaveral no existirían dentro de 5.000 años, ni tampoco Nueva York. Además, la costa del Golfo perdería terreno. En el oeste, las colinas de San Francisco, se convertirían en islas y el Valle Central en un bahía gigante.

En el sur del continente los más perjudicados serían Argentina, Uruguay y Paraguay, después de que el mar convirtiera la cuenca del Amazonas (en el norte) y la cuenca del río Paraguay (en el sur) en dos entradas del Atlántico.

África será quien tenga menos consecuencias en comparación con el resto del mundo. Su territorio apenas se verá mermado por el nivel del mar, excepto en la costa mediterránea, en donde Alejandría y El Cairo acabarían inundados. Sin embargo, la organización alerta de que el calentamiento del planeta haría muchos estragos en el continente africano que vería aumentar sus temperaturas considerablemente.

En Asia, China e India perderían millones de habitantes que residen en su costa este, mientras que en Oceanía, Australia ganaría un mar interior y perdería una gran cantidad de franja costera, que es donde viven cuatro de cada cinco australianos.