Actualizado 09/06/2007 14:54 CET

El Defensor del Pueblo y Síndic de Greuges llegan a un acuerdo para mejorar la gestión de las quejas de los ciudadanos

MADRID, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, y su homólogo en Cataluña, el Síndic de Greuges, Rafael Ribó, han llegado a un acuerdo para mejorar la gestión de las quejas que los ciudadanos presentan en ambas instituciones.

"Me permito proponerte un acuerdo provisional de colaboración que establezca la forma de abordar las quejas de los ciudadanos, en aras de una mayor garantía de sus derechos", dice Ribó en una carta dirigida a Múgica, a la que ha tenido acceso Europa Press, en la que señala que su institución informará al ciudadano de la competencia del Defensor del Pueblo para la resolución de las quejas relativas a la Administración del Estado presentadas al Síndic, que las gestionaba desde la década de los ochenta.

De este modo, Ribó comunicará a las personas que presenten las quejas que Enrique Múgica es "el competente para supervisar el funcionamiento de toda la Administración del Estado y, por tanto, también de esta Administración radicada en Cataluña".

"En este sentido, podría pensarse en mecanismos operativos ágiles que permitieran al Síndic de Greuges notificar las quejas concretas que han tenido entrada en esta institución, a no ser que el Defensor del Pueblo las reclamase para sí y siempre reservándose la capacidad de revocar en cualquier momento este consentimiento", agrega Ribó.

Además, propone para este protocolo de actuación que el Defensor del Pueblo pueda "solicitar la cooperación del Síndic para la investigación de las quejas relativas a órganos periféricos de la Administración del Estado con sede en Cataluña", de tal forma que Ribó pueda dirigirse a las autoridades de la Administración Central. En cuanto a la supervisión de la Administración de la Generalitat de Cataluña, añade la carta, "el Defensor del Pueblo informará a los ciudadanos del Síndic para resolver estos asuntos".

Por su parte, el Defensor del Pueblo contesta a su homólogo catalán que le parece "razonable" el protocolo de actuación para un acuerdo provisional, que debe considerarse en vigor desde la recepción de la carta, "sin perjuicio de una posible versión posterior en documento de acuerdo". "De este modo, agilizamos desde ahora mismo el mejor servicio posible a los ciudadanos, que es, en definitiva, nuestro común objetivo", concluye Múgica su carta.