Actualizado 30/06/2007 20:29 CET

Desarticulan una red de tráfico de personas y explotación sexual formada por colombianos, brasileños y españoles

LA CORUÑA, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades españolas desarticularon hoy una banda integrada por españoles, colombianos y brasileños a quienes se les acusa de tráfico de personas, explotación, y lavado de dinero.

La Brigada de Extranjería y Documentación de la Jefatura Superior de Policía de La Coruña, junto con la Brigada Central de Redes de lnmigración, UCRIF Central y la Brigada Provincial de Extranjería y Documentación de Asturias, da por desarticulada una de las redes del Principado más importantes dedicada al tráfico de personas para su explotación laboral y sexual y al blanqueo de dinero, que se saldó con 13 detenidos.

La investigación se prolongó nueve meses y logró la desarticulación de esta red integrada por brasileños, colombianos y españoles. Esta organización obtenía unos beneficios, tras pasar por un procedimiento de blanqueo de capitales, que le permitió "levantar un auténtico negocio inmobiliario", informó hoy la Jefatura Superior de Policía de Galicia.

Así lo constata la posesión de sus principales cabecillas de cuatro pisos en la localidad de Oviedo, un chalet ubicado en el Concejo de Siero (Asturias), y un apartamento en el conjunto residencial Riberas del Río en el Valle de Cali (Colombia). Algunas de estas posesiones tenían como fin último ser utilizadas como "casas de citas" donde alojaban y prostituían a las personas previamente traficadas, indicaron las mismas fuentes.

Esta organización, respondía a los parámetros establecidos para ser considerada integrada dentro del Crimen Organizado, según precisó la Policía, porque estaba compuesta "por una pluralidad de personas, tenía una jerarquía bien definida, un reparto de roles entre los miembros de la organización (captadores, transportistas o pasadores, receptores y explotadores) eran estables en el tiempo y realizaban de forma permanente y reiterada esta conducta delictiva".

La investigación se inició a raíz de las declaraciones prestadas por "testigos protegidos", correspondiendo con varias víctimas que estaban siendo obligados a prostituirse y que habían conseguido escapar de la red.

Gracias a su información se pudo saber de la existencia de un grupo delictivo formado principalmente por individuos de nacionalidad colombiana, originarios del Valle de Calí, con lazos familiares entre ellos, que se dedicarían a la introducción en España de ciudadanos extranjeros de diferentes nacionalidades principalmente de Sudamérica, para su posterior explotación sexual.

La captación se realizó en varios países de Sudamérica. Algunas de las personas las habían convencido manifestándoles que venían a España para trabajar en una actividad regular (empleadas de hogar, camareros y otros) y en otros casos, eran conscientes que trabajarían en el mundo de la prostitución, pero en unas condiciones laborales y económicas muy diferentes a las que realmente se encontraron en España. La organización financiaba los billetes de avión, así como cualquier otro gasto derivado del traslado de estas personas.

Una vez en España, miembros de la red residentes en el país, las trasladaban hasta los pisos de Oviedo, donde se les comunicaba a las personas que habían sido engañadas, que su verdadera función era la de prostituirse y a las que ya lo sabían, se les indicaban sus verdaderas condiciones de trabajo.

BIENES

La investigación acreditó la existencia de cuatro pisos en la localidad de Oviedo, un chalet ubicado en el Concejo de Siero (Asturias), un apartamento en Colombia y dos vehículos de alta gama, uno de ellos un Mercedes A 170 CDI y otro Mercedes SLK, 2000 Krompresor, pertenecientes a una de las cabecillas detenidas, P.A.R.V, mujer de 29 años, de Colombia, que, según sus declaraciones y la documentación presentada, los había obtenido de su trabajo como empleada de hogar.

Para ocultar que estos beneficios procedían de una actividad ilícita, la organización creo dos sociedades mercantiles "que le servían para blanquear todo su enorme capital", estimado en unos 591.841 euros de ingresos en los últimos cuatro años.