Actualizado 10/04/2007 22:52 CET

La DGT acelerará el trámite para perder los puntos del carnet cambiando la ley

MADRID, 10 Abr. (OTR/PRESS) -

El balance de accidentes de tráfico en Semana Santa es malo, porque hay muchos fallecidos, muchas familias destrozadas y porque no hemos cumplido los objetivos que nos habíamos fijado. Así de rotundo se manifestó el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, en rueda de prensa para valorar la estadística de siniestralidad vial de la pasada Semana Santa, que se ha cerrado con 106 muertos, sólo 4 menos que el año pasado, pese a que la DGT se había marcado el propósito de no llegar al centenar aprovechando el efecto, inédito en este puente festivo, del carné por puntos. Rubalcaba advierte de la dificultad de reducir la mortalidad vial en Semana Santa, que se mantiene desde 2003 por encima del centenar pese a los reiterados descensos anuales en la mortalidad.

En respuesta a las críticas suscitadas, el ministro defendió el nuevo permiso, cuyo balance desde julio de 2006 muestra una reducción del 12,83 por ciento en el número de fallecidos (350 menos). "Ni es una pócima milagrosa ni un instrumento agotado", sentenció Pérez Rubalcaba, que anunció medidas para acelerar el procedimiento sancionador de forma que el conductor infractor reciba en el menor tiempo posible la multa y la pérdida de puntos correspondiente.

Así, Interior ya dispone sobre la mesa de un primer informe confeccionado por un catedrático para conseguir, dentro del marco constitucional, una modificación de las leyes que permita acelerar el trámite de las sanciones. "No va a cambiar de la noche al día, tiene que ir al Parlamento, no son leyes fáciles de cambiar, y el sancionado puede recurrir, tiene sus derechos, pero dentro de nuestro marco legal podemos acelerar los procedimientos de sanción", señaló el ministro.

Actualmente, 500 conductores han perdido ya el carné por quedarse sin puntos, se han retirado 400.000 puntos a 120.000 conductores y se esta tramitando la retirada de 1,5 millones a 500.000. En total 20.000 conductores han recibido comunicación de que han perdido ya la mitad de puntos.

En la misma línea de acelerar las sanciones, junto a la anunciada creación de un centro automatizado de gestión de multas, el ministro anunció la puesta en marcha de una prueba piloto en la provincia de Segovia para que los agentes de Tráfico vayan equipados con PDA para evitar el papeleo convencional y remitir "con banda ancha" las sanciones de modo que se tramiten antes. Posteriormente, las PDA sustituirán a las libretas en todas las demarcaciones. De forma complementaria, este año se convocarán mil plazas más de agentes de la Guardia Civil destinados en la red viaria y se invertirán 56 millones de euros para mejorar puntos negros de la red estatal.

CARRETERAS CONVENCIONALES

En cuanto a la estadística de la pasada Semana Santa, el ministro destacó que el sábado 31 de marzo fue el más trágico para el tráfico en España en lo que va de año, con 20 fallecidos, unido a los 16 del Jueves Santo y los 15 del sábado 7 de abril. Con un número de desplazamientos de grandes ciudades a zonas de descanso similar a la del año pasado, 14,7 millones, se han registrado 8 accidentes y 4 muertos menos que el año pasado. "Es un periodo en el que cuesta mucho reducir la siniestralidad vial", concluyó el ministro comparando los datos con los de años anteriores y destacando que en el primer trimestre de 2007 se registran 632 fallecidos en las carreteras, 93 muertos menos que el año pasado, "uno menos cada día".

Sí destacó que 74 fallecidos, el 75 por ciento del total, perdieron la vida en accidentes acaecidos en carreteras convencionales, de doble sentido, y que en un 38 por ciento de los siniestros los coches iban a más velocidad de la permitida. En la parte positiva, el porcentaje de fallecidos con sin cinturón de seguridad ha bajado del 45 al 27 por ciento.