Publicado 31/10/2020 11:19CET

Ecoembes defiende los datos de su actividad, regulada por la Administración, que no le ha sancionado en 23 años

Una mujer tira envases en un contenedor amarillo
Una mujer tira envases en un contenedor amarillo - ECOEMBES - Archivo

   MADRID, 31 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El Sistema Integrado de Gestión (SIG) Ecoembes ha defendido la veracidad y la transparencia de los datos sobre su actividad, encargada de la recuperación y el reciclaje de los envases domésticos, el papel y el cartón en España y recuerda que está sometida a la regulación y control de la Administración pública, que en los 23 años de actividad no ha impuesto ninguna sanción.

   Ecoembes expone así, de manera pormenorizada, su preocupación ante las que considera acusaciones falsas y alejadas de la realidad que en las últimas semanas está realizando la organización ecologista Greenpece y que considera que pueden desincentivar el hábito de reciclar de los ciudadanos.

    La organización explica que estas acusaciones que Greenpeace ha formulado en su informe 'Ecoembes miente' pueden llevar a un "riesgo de desincentivación de un hábito medioambiental tan arraigado en la sociedad" como el reciclaje.

   La ONG afirma en su informe que en España no se recicla el 77,1 por ciento de los envases como afirma Ecoembes sino que la cifra se queda en apenas el 25 por ciento. Si bien el SIG defiende que esto supone confundir a la opinión pública, porque está mezclando los datos del flujo doméstico, comercial e industrial, cuando de partida los envases ligeros incluyen además del plástico, el papel, el carton, el metal y la madera, por lo que asegura que "comparar cosas distintas" puede inducir a error.

   A su juicio, las acciones desplegadas por la ONG desde pegada de carteles en contenedores de toda España desanimando a reciclar, el envío masivo de correos electrónicos "presionando" a ayuntamientos, asociaciones y empresas tiene "una intención muy clara" que pasa por generar "desconfianza" sobre la gestión del reciclaje.

   Para ello, acusa a la ONG ecologista de recurrir a información "errónea, intencionada y muy alejada de la realidad" de nuestro país, precisamente en un momento legislativo "especialmente relevante" porque los estados miembro de la Unión Europea están en el proceso de trasponer a la normativa nacional las directivas sobre gestión de residuos y envases.

   Respecto a su actividad, defiende que "toda" está "completamente regulada" y "sometida al control y certificación" de la administración pública "de principio a fin" y "sin ninguna excepción".

   Precisamente, añade que es la propia organización la que tiene la capacidad y facultar de investigar y en su caso sancionar las malas prácticas, cosa que según Ecoembes, no ha hecho "en ninguna ocasión" en los 23 años desde que el SIG inició su actividad medioambiental.

   En concreto, afirma que "muy al contrario" de las acusaciones de Greenpeace, en estos años se han ido introduciendo en toda la cadena del reciclaje "aún más controles y protocolos" que los que la ley requiere por lo que asegura que han consolidado un modelo "basado en la coordinación y la trazabilidad como señas de identidad".

   Por otro lado, denuncia también que en varias ocasiones en los últimos años han ofrecido a Greenpeace la posibilidad de que audite las cifras de su actividad, de analizar los datos y de despejar todas las dudas técnicas o metodológicas, pero lamenta que de mometo sigue "sin ninguna respuesta por su parte".

   En su línea de defensa, la entidad ha publicado un documento en su página web en la que responde una a una a las acusaciones de la ONG relativas tanto a la trazabilidad de los datos y la transparencia; los incendios en las plantas de reciclaje; su modelo de negocio; la exportación y adjudicaciones; la incineración y en las que expone su postura sobre el modelo que defiende Greenpeace que es el Sistema de Depósito, Devolución y Retorno de Envases (SDDR).