Actualizado 09/06/2007 21:16 CET

España, segundo país del mundo con más personas centenarias, según un experto

SANTANDER, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

España es el segundo país del mundo con mayor número de personas centenarias, después de Japón, según el profesor de Geografía de la Universidad de Cantabria Pedro Reques.

El número de personas centenarias en España se situó en 4.000 en el año 2001 y cinco años después -el pasado 2006- la cifra se había elevado ya a 6.000, según datos del profesor expuestos en una de las sesiones del Congreso de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología.

La organización del Congreso informó en un comunicado de que, en su ponencia, el profesor auguró que en los próximos tres o cuatro años España puede alcanzar las 10.000 personas centenarias y en 2050 pueden ser unas 50.000.

En este contexto, consideró "necesario" que se cree en España "un registro de centenarios y supercentenarios".

El profesor también señaló que existe una "progresiva feminización del envejecimiento" y apuntó que la población de más de 100 años en España "se centra en las zonas rurales interiores, mientras que los centenarios de origen extranjero se concentran en el cinturón del sol" (Almería, Alicantes y Baleares).

La longevidad también fue abordada en el mismo encuentro por otro profesor de la UC, Dámaso Crespo, quien aseguró que el 25% de la misma viene determinado por la genética, esto es, "las personas que vienen de familias longevas tienen un 25% más probabilidades de llegar a mayores".

El 75% restante depende de lo que se llama "ambiente", que comprende aspectos como la "nutrición, educación, hábitos dietéticos y hábitos sociales".

Desde la genética, "podemos jugar poco de momento", para garantizar más esperanza de vida, pero en los últimos cien años "hemos jugado con el ambiente". "Hace cien años la esperanza de vida era de 33 años, y ahora asciende a casi 80 años en los hombres y más de 80 en las mujeres", indicó.

De cualquier forma, opinó que lo importante no es la longevidad, sino la calidad de la vida. "Si una persona vive 100 años, pero los veinte últimos años de vida está encamada, no estamos hablando de avances en los mecanismos de prolongación de la vida", agregó al respecto.

Además, Crespo hizo referencia a la lentitud de la aplicación a humanos de los avances científicos. "En el caso del Alzheimer por ejemplo, se cura ya en ratones", pero se trata de un fármaco que "se probó en humanos con una fiabilidad del 94,7%", con lo que tuvo que retirarse. "No se llegó al 95% de éxito que es necesario para que un fármaco se apruebe", concluyó.