Los expertos dan la voz de alarma para salvar el planeta

Actualizado 02/02/2007 22:56:45 CET

PARÍS, 2 Feb. (EUROPA PRESS/Aída Palau) -

Los científicos levantaron este viernes la voz de alarma en un informe sin precedentes: el recalentamiento de la tierra se acelera y con él las lluvias torrenciales, la desertificación de las zonas subtropicales y la subida del nivel de los océanos. A esta conclusión llegó el Grupo intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC) reunidos en la UNESCO. El informe final ha dejado claro que el 90% de la responsabilidad recae en la acción humana. Paralelamente, el presidente francés Jacques Chirac hizo un llamamiento a los estados a tomar medidas en un momento de la historia "al límite de lo irreversible".

El hombre está modificando el clima con las emisiones de CO2 a la atmósfera con unas consecuencias irreversibles que se prolongarán durante un milenio, constata el informe. "Todos los elementos convergen para demostrar que la parte de responsabilidad del hombre en el recalentamiento de la tierra", afirmó la presidenta del grupo de expertos, Susan Solomon.

La perspectivas son malas y, si se sigue a este ritmo de emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera, en 100 años la temperatura de la tierra subirá entre 1'8 y 4°C, en el caso más pesimista se estima que podría incluso aumentar hasta 6,3°C. Esto se traducirá en la subida del nivel del mar de 18 a 59 centímetros de aquí a finales del siglo XXI debido al deshielo de los glaciares, según predicen los expertos. Con el aumento del nivel de los océanos en 40 centímetros, 200 millones de personas deberán abandonar sus hogares.

Las previsiones son peores que las que se presentaron en el informe de 2001 y es que los científicos subrayaron hoy que el calentamiento de la tierra se está acelerando. De los doce años más calurosos registrados desde el siglo XIX, once se han producido desde el año 1995.

En el caso de Francia, si estas previsiones se cumplen, el país sufrirá a partir del 2060, veranos como el de 2003 cuando la canícula dejó 15.000 muertos.

El informe del IPCC clama a gritos lo que las ONGs ecologistas están denunciando desde hace años. Si bien el documento científico se limita a constatar el cambio climático, sus conclusiones servirán para emprender acciones.

CHIRAC ELEVA LA VOZ DE ALARMA

Esto es lo que ha hecho hoy el presidente francés, Jacques Chirac, quien coincidiendo con la presentación del informe, inauguró la conferencia internacional del Medio Ambiente en la propondrá la creación de una organización mundial del Medio Ambiente.

En el discurso de inauguración, Chirac subrayó que hace años que lucha "para que se escuche la urgencia" y pidió una "revolución ecológica para cambiar las mentalidades", emplazando a los estados a tomar medidas. "El día en que el clima cambiará está cerca, estamos al límite de lo irreversible", afirmó el jefe de Estado galo.

"La ambición de esta conferencia es crear un grupo de países pioneros que desarrolle este proyecto y que convenza a los países dubitativos", dijo Chirac.

En esta conferencia, que se prolongará hasta mañana, participan 200 representantes de 50 países, entre ellos los ministros de Medio Ambiente de la Unión Europea, incluida la española Cristina Narbona. Europa se muestra favorable al proyecto de crear unas Naciones Unidas del Medio Ambiente, ONUE en sus siglas en francés.

Sin embargo los estados más contaminantes del planeta muestran sus reticencias, como China y Estados Unidos que no han ratificado el protocolo de Kioto para limitar las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera. La Administración de George W. Bush no está presente en la conferencia, y sólo acudieron expertos en calidad de observadores. Otro grupo de países que aún no han mostrado su apoyo a la ONUE son los estados emergentes como India y Brasil.

Chirac hizo un llamamiento a todos los países para que cambien sus políticas y advirtió de que el crecimiento de la economía mundial actual no es compatible con el reto de preservar el planeta: "La aspiración de los pueblos a una vida mejor es una aspiración legítima y eso tiene que guiar nuestras políticas, pero el planeta no podrá soportar por mucho tiempo más nuestro nivel de crecimiento económico", declaró el presidente francés.

Sin embargo, Chirac reconoció que el desafío no es fácil, señalando que "en el mundo hay más de 800 millones de personas que pasan hambre, y la respuesta no puede ser el crecimiento cero, el desafío ecológico no puede ser crecimiento cero".

En la conferencia también participan diferentes ONG y expertos en Medio Ambiente que trabajan en talleres para avanzar en el desarrollo de estas Naciones Unidas del Medio Ambiente que deberían sustituir al Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA), al que se le critica no tener capacidad de acción.

Las ONG piden que esta institución incluya un Tribunal Internacional para poder juzgar y sancionar a los países que no cumplan los tratados internacionales y que sus decisiones sean de mayor valor legal que las de la Organización Mundial del Comercio (OMC), a la que acusan de promocionar políticas nefastas.

La liberalización del mercado internacional se traduce en el transporte masivo de productos ,se consume de manera excesiva carburantes y con ello se libera masivamente a la atmósfera dióxido de carbono, principal causante del efecto invernadero, según denunció la ONG francesa 'Agir pour l'environnement' presente en la conferencia.

A parte de las políticas nacionales, las asociaciones invitan a los ciudadanos a que se sientan preocupados por el cambio climático y modifiquen sus hábitos de vida. Simples gestos como comprar sólo fruta de temporada o consumir menos electricidad son algunos de los consejos para desacelerar el recalentamiento de la tierra.