El Gobierno alega los artículos 15 y 16 de la Ley de Memoria Histórica para evitar el entierro de Franco en La Almudena

Comisión para la auditoría de la calidad democrática, la lucha contra la corrupción y las reformas institucionales y legales
Marta Fernández Jara - Europa Press
Actualizado 30/10/2018 20:46:51 CET

Vicepresidencia no ve contradicción en el comunicado del Vaticano

MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

El Gobierno considera que los artículos 15 y 16 de la Ley de Memoria Histórica, así como el preámbulo del Real Decreto de 24 de agosto para la exhumación de los restos de Francisco Franco, que se refieren a la no exaltación del franquismo, le habilitan para impedir el entierro de los restos del dictador en la cripta de la Catedral de La Almudena, según aseguran a Europa Press desde Vicepresidencia del Gobierno.

La vicepresidenta del Ejecutivo, Carmen Calvo, ha precisado este martes 30 de octubre en los pasillos del Congreso de los Diputados, que el Gobierno debe "garantizar en todo el territorio español que no se enaltece a Franco" porque así lo establece la ley. Por ello, ha añadido que el espacio donde se entierren los restos del dictador "no puede ser La Almudena".

En la exposición de motivos de la Ley de Memoria Histórica, se explica que se establecen una serie de medidas con el objetivo de "evitar toda exaltación de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura" porque consideran que "los símbolos públicos" deben ser "ocasión de encuentro y no de enfrentamiento, ofensa o agravio".

En concreto, el artículo 15 de la Ley de Memoria Histórica establece que "las Administraciones públicas, en el ejercicio de sus competencias, tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura".

El texto precisa que este artículo no será de aplicación "cuando las menciones sean de estricto recuerdo privado, sin exaltación de los enfrentados, o cuando concurran razones artísticas, arquitectónicas o artístico-religiosas protegidas por la ley".

Mientras, el artículo 16 se refiere en concreto a la exaltación del franquismo en el Valle de los Caídos y establece que este recinto "se regirá estrictamente por las normas aplicables con carácter general a los lugares de culto y a los cementerios públicos" y que en ningún lugar del mismo "podrán llevarse a cabo actos de naturaleza política ni exaltadores de la Guerra Civil, de sus protagonistas, o del franquismo".

También impediría la inhumación en La Almudena, según el Gobierno, el preámbulo del Real Decreto aprobado el pasado mes de agosto por el que se modifica la Ley de Memoria Histórica de 2007 para dar amparo legal a la salida de los restos de Franco del Valle de los Caídos.

En el texto, se precisa que la presencia en el Valle de los Caídos de los restos mortales de Francisco Franco "dificulta el cumplimiento efectivo del mandato legal de no exaltación del franquismo", una exaltación que temen que se produzca en el centro de Madrid si los restos se trasladan, tal y como quiere la familia, a la Catedral madrileña.

Por otro lado, fuentes de Vicepresidencia han asegurado a Europa Press que el comunicado emitido este martes por el Vaticano en el que matiza que el secretario de Estado, Pietro Parolin, no se refirió en ningún momento a la inhumación de los restos de Franco, no supone una contradicción con las afirmaciones de Carmen Calvo.

Calvo ha anunciado esta mañana un acuerdo con la Iglesia para buscar una salida que evite que Franco sea enterrado en La Almudena. Posteriormente, fuentes del arzobispado de Madrid han precisado que no se han producido contactos sobre la inhumación de los restos del dictador.

Por la tarde, la vicepresidenta ha replicado al Arzobispado de Madrid que el acuerdo que ha alcanzado el Ejecutivo es con un superior suyo, "su secretario de Estado", el jefe de la diplomacia vaticana, Pietro Parolin.

Casi al mismo tiempo, el portavoz del Vaticano, Greg Burke, ha precisado que durante la reunión entre el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, y la vicepresidenta del Gobierno Carmen Calvo, Parolin "en ningún momento se pronunció sobre el lugar de la inhumación", aunque vio "oportuna" la solución de explorar otras alternativas al entierro en La Almudena a través del diálogo con la familia.

Posteriormente, fuentes de Vicepresicencia han asegurado a Europa Press que no entienden estas afirmaciones como una contradicción, destacan que se el Vaticano se reafirma en no oponerse a la exhumación de los restos de Franco del Valle de los Caídos y consideran "muy elocuente" la última frase de las declaraciones de la Santa Sede.

"Es cierto que la señora Carmen Calvo expresó su preocupación por la posible sepultura en la catedral de la Almudena y su deseo de explorar otras alternativas, también a través del diálogo con la familia", ha asegurado el portavoz vaticano, Greg Burke, que añade que al cardenal secretario de Estado "le pareció oportuna esta solución".