Actualizado 16/06/2007 10:39 CET

Hospitalarias de América y Europa celebran hoy en Córdoba su Capítulo General

CÓRDOBA, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

Religiosas de la Congregación de las Franciscanas Hospitalarias de Jesús Nazareno, procedentes de cinco países de América y Europa, celebran hoy en la Casa de Espiritualidad 'Betania de Jesús Nazareno' de Córdoba el Capítulo General de dicha congregación, que constituye su principal asamblea.

Según confirmaron a Europa Press fuentes del Obispado de Córdoba, serán un total de 20 delegadas de toda la Congregación, llegadas desde la República Dominicana, Perú, Haití, Bosnia y de diversos puntos de España, las que participarán en dicha asamblea capitular, bajo el lema 'Caminando a donde tu amor nos llama'.

El acto oficial de apertura del Capítulo General consistirá en la celebración de la Eucaristía, que presidirá el obispo de Córdoba, Juan José Asenjo, mañana sábado, aunque, con antelación, en concreto desde el pasado miércoles, todas las asistentes al Capítulo General están participando en el retiro y reflexión que imparte el sacerdote José Antonio Rojas.

En esta nueva edición del Capítulo General de las Hospitalarias de Jesús Nazareno se deberá proceder a la elección del equipo de Gobierno General para los próximos seis años, estando también previsto analizar nuevas formas de ser y hacer, para la época concreta que atraviesa la congregación.

Las Franciscanas Hospitalarias de Jesús Nazareno fueron fundadas por el sacerdote emeritense Cristóbal de Santa Catalina en 1673 en Córdoba. Aunque se trata de una congregación pequeña, que cuenta con poco más de un centenar de religiosas, que en su mayoría son españolas, tiene presencia en España, Italia, Perú, República Dominicana y Bosnia, atendiendo residencias, casas de inserción y colegios.

MILAGROSO FUNDADOR

Se da la circunstancia de que el pasado mes de marzo el Obispado de Córdoba abrió el proceso informativo sobre un presunto milagro atribuido a la intercesión del Padre Cristóbal de Santa Catalina, de tal forma que el tribunal diocesano constituido al efecto se ocupa ya de recoger las pruebas y los testimonios sobre este presunto milagro.

El supuesto hecho se remonta a 2002 cuando una joven cordobesa, Alicia Sánchez, embarazada de 17 semanas, descubrió en una revisión médica que había sufrido una rotura prematura de membranas con pérdida de líquido amniótico. Dada la gravedad del caso y la probabilidad de perder al bebé, la mujer fue ingresada en el Hospital Reina Sofía el Martes Santo.

Las religiosas del Hospital Jesús Nazareno de Córdoba, que conocían a la muchacha porque trabajaba como fisioterapeuta en la residencia hospitalaria Jesús Nazareno, se enteraron del caso y comenzaron a rezarle a su fundador, el padre Cristóbal de Santa Catalina, a quien se había encomendado Alicia.

Cinco días después y tras las pruebas diagnósticas pertinentes, los médicos del centro hospitalario comprobaron que los problemas de la joven habían desaparecido, la bolsa se había restaurado y el líquido amniótico regenerado. Fue dada de alta el Sábado Santo y el embarazo continuó su curso hasta que el niño nació sano y salvo varios meses después.

El Padre Cristóbal fue quien creó la residencia de ancianos de Jesús Nazareno de Córdoba, además de educar cristianamente a niñas, fundando las Hospitalarias de Jesús Nazareno. Destacó sobre todo por su solicitud en las limosnas y una intensa vida de oración y penitencias. En esta labor hospitalaria transcurrieron los últimos 17 años de su vida hasta que falleció en el año 1690.