El jefe del Estado más pequeño del mundo, la Orden de Malta: "Nadie en su sano juicio puede estar a favor de la guerra"

Publicado 13/12/2015 12:46:09CET

MADRID, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Gran Maestre de la Orden de Malta, fray Matthew Festing, que es el Jefe del Estado más pequeño del mundo, cuyo único territorio son sus sedes y embajadas en otros países, y que tiene una función exclusivamente humanitaria, ha indicado que su foco de atención en estos momentos está en los refugiados que huyen de países como Siria, y sobre una intervención militar en este país para combatir al DAESH, ha subrayado que "nadie en su sano juicio puede estar a favor de la guerra".

"Creo que nadie en su sano juicio puede estar a favor de la guerra, es una locura acceder a entrar en una guerra si no es absolutamente necesario, porque la guerra en sí es un mal absoluto, genera el peor de los sufrimientos", ha subrayado fray Matthew Festing en una entrevista con Europa Press. Si bien, ha precisado que la Orden de Malta, a pesar de tener presencia en la ONU, no forma parte de las mesas en las que se deciden estas acciones políticas.

El Gran Maestre, que formó parte del Ejército, sabe lo que es una guerra y, por ello, se define "en contra" de la misma. Además, apunta que lo que está ocurriendo en Siria es "una tragedia terrible". En todo caso, insiste en que son los políticos los que tomarán la decisión sobre si intervenir militarmente o no y que la Orden de Malta se encargará de "recoger los pedazos" que deja el conflicto como hacen en todo el mundo.

En estos momentos, el reto más urgente para la Orden de Malta es la crisis de refugiados, una situación "dramática" ante la que el Gran Maestre cree que hay que "estar preparados". Actualmente, la Orden cuenta con más de 30 campos de refugiados en Alemania para atender a los refugiados que van llegando en "mareas humanas" desde Oriente Próximo y África Subsahariana.

Asimismo, ha apuntado que están trabajando en un acuerdo en Libia para que los que son rivales hoy en el gobierno del país encuentren una postura común y trabajen de forma conjunta.

La Orden de Malta desarrolla proyectos humanitarios, sociales y sanitarios en 120 países. Nació hace 900 años en Jerusalén y aunque comenzó siendo una Orden militar, desde hace dos siglos ya no lo es. Es un Estado soberano y mantiene relaciones diplomáticas con más de un centenar de Estados de la Unión Europea, pero su labor es exclusivamente humanitaria.

PRÍNCIPE, JEFE DE ESTADO Y FRAILE

Mathew Festing, británico de 66 años, fue elegido Príncipe y Gran Maestre de la Orden el 11 de marzo de 2008 por el Consejo Pleno de Estado de la Orden. Según la Constitutción, es escogido de por vida como Jefe de Estado y Superior religioso de la Orden, que cuenta con miembros laicos y religiosos. Su residencia se ubica en Roma pero, aunque tiene rango de cardenal, la organización está completamente separada del Vaticano.

Fray Festing ha viajado esta semana a España para inaugurar un comedor social de la Fundación Hospitalaria de la Orden en Madrid, y ha aprovechado la visita para concertar sendos encuentros con el Rey Felipe VI y con el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García Margallo.

El comedor 'San Juan Bautista', que abrirá en los próximos días, tendrá capacidad para dar de comer a 250 personas al día. De esta forma, esta iniciativa pretende ayudar en un momento en que un tercio de la población española se encuentra en riesgo de pobreza o exclusión.

En cualquier caso, el Gran Maestre cree que el problema de la pobreza en España no es distinto al que atraviesan otros países como Inglaterra, Italia o Alemania. "En todo el mundo vemos áreas donde hay gente que vive bajo el umbral de la pobreza, pero no tiene que ver con la situación específica de España. Me temo que es un síntoma de la vida moderna, es parte de lo que supone vivir en este siglo", subraya.

A su juicio, no existe un conjunto de medidas claras para acabar por completo con la pobreza porque "siempre va a haber gente que no quiera formar parte del sistema". Por ello, considera que lo que hay que hacer es trabajar para ayudar a estas personas.