Más de 20 líderes religiosos musulmanes y cristianos árabes crean una plataforma para protegerse del extremismo

Publicado 27/02/2018 12:27:16CET

MADRID, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un total de 23 autoridades religiosas musulmanas y cristianas de la región árabe han presentado la primera Plataforma para la Cooperación y el Diálogo Interreligioso del mundo árabe, con la que se comprometen a trabajar juntos para "proteger a sus comunidades de los efectos de las acciones y retóricas extremistas y violentas".

Los grandes muftíes de Egipto y el Líbano, el Gran Imán de la Gran Mezquita de La Meca, los Patriarcas de las Iglesias Maronita, Armenia, Griega ortodoxa y Copta, así como los fundadores del Centro de Diálogo Internacional con sede en Viena (KAICIID) han apoyado esta Plataforma.

La plataforma trabajará en la promoción del diálogo interreligioso en la educación religiosa, los medios sociales y en las respuestas a los retos que encaran las sociedades árabes, según informa el KAICIID, una organización intergubernamental fundada por Arabia Saudí, Austria y España, con la Santa Sede como fundador observador.

En su discurso durante la presentación de la plataforma este lunes 26 de febrero en Viena, el secretario general del KAICIID, Faisal Bin Muaammar, ha reconocido que "durante demasiado tiempo" han "permitido que la religión haya sido utilizada y apropiada como justificación para causar sufrimiento y dolor".

"Con la presentación de esta plataforma, los líderes de las comunidades religiosas dicen 'basta' a este mal uso y perversión de la religión. Ha habido muchas palabras, pero pocos actos. A través de esta plataforma, conformaremos un ejemplo visible y tangible de cooperación interreligiosa", ha subrayado.

Según ha precisado, la gente necesita ver que las comunidades religiosas, trabajando juntas, son "mucho más fuertes que cualquier extremista" y que "la cooperación proporciona beneficios concretos a todo el mundo."

Algunas de las actividades planeadas en la plataforma incluyen la formación para el clero sobre cómo empoderar a los jóvenes a resistir frente al extremismo violento, y el desarrollo de currículums educativos religiosos que promuevan el respeto por todas las religiones.

REUNIONES CON LÍDERES POLÍTICOS

La plataforma también pondrá el foco en conseguir de un modo constructivo que se intensifique el respeto por la diversidad y la cultura del diálogo. Sus miembros también se reunirán regularmente con líderes políticos regionales y nacionales para defender las políticas y leyes que sostengan la cohesión social.

Entre los miembros fundadores de la plataforma se encuentran: el Gran Muftí de Egipto, el Sheij Dr. Shawki Ibrahim Allam; el Patriarca Maronita de Antioquía y Todo el Oriente, el cardenal Mar Bechara Boutros Al-Rai; el director del Catolicosado de la Gran Casa de Cilicia, el Patriarca Aram I Keshishian; el Gran Muftí del Líbano, el Sheij Abdul-Latif Derian; el viceministro del Ministerio de Asuntos Islámicos de Arabia Saudí, Tawfeeq bin AbdulAziz AlSediry; y el Papa de Alejandría y Patriarca de la Iglesia Ortodoxa Copta de Alejandría, el Papa Tawadros II.

También destacan: el Gran Muftí de Jerusalén y Palestina, el Sheij Muhammad Hussein; el Patriarca de Antioquía y todo el Oriente de la Iglesia ortodoxa de Antioquía, el Patriarca Juan X Yazigi; el gran erudito Sayed Ali El-Amine; el director de la Comunidad Protestante de Egipto, el reverendo Andrea Zaki; el responsable del Consejo Druso del Líbano, el Seij Druso al Aql Naim Hassan; el director de la Universidad de Al-Zaytuna, en Túnez, Hisham Qarisa, y el secretario general de la asociación de eruditos Al Rabita Al-Muhammadiyah en Marruecos, Ahmad Al Abbadi.

El Patriarca Maronita de Antioquía y Todo el Oriente ha asegurado que están decididos a hacer todo lo que esté en sus manos para salvaguardar a sus comunidades "de la guerra, el extremismo y la violencia, especialmente la que se ejerce en nombre de la religión, y a implantar valores de diálogo, coexistencia pacífica y ciudadanía común".

Por su parte, el Gran Muftí de Egipto, ha destacado que "el mundo está en necesidad extrema de plataformas de diálogo basadas en principios firmemente establecidos". "Necesitamos un diálogo que respete nuestros contextos y no busque agitar los ánimos, el odio o imponer la hegemonía de unos sobre otros", ha añadido.