Los monitores detenidos en El Campello (Alicante) por presuntos abusos pasarán hoy a disposición judicial

Actualizado 28/11/2008 8:16:58 CET

ALICANTE, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los cuatro monitores del servicio de comedor del C.P. Rafael Altamira de El Campello (Alicante), que fueron detenidos el pasado martes acusados de abusos a varios escolares del centro, pasarán a disposición judicial esta mañana, según indicaron a Europa Press fuentes cercanas al caso.

La Guardia Civil abrió una investigación hace dos semanas, tras recibir una denuncia de una de las madres del centro que puso en su conocimiento que cuatro monitores practicaban un "juego" con los pequeños que no era de su agrado.

Las pesquisas realizadas en los últimos días llevaron a las fuerzas de seguridad a detener a cuatro de los cuidadores del servicio de comedor, todos ellos varones con edades comprendidas entre los 20 y los 30 años, como presuntos autores de abusos a menores.

Las detenciones se produjeron el pasado martes en el mismo centro, a la hora de la salida de los alumnos, lo que despertó la preocupación de los padres, profesores y escolares, que no sabían lo que estaba ocurriendo.

Los cuatro detenidos permanecen desde el martes en dependencias de la Guardia Civil, a la espera de pasar a disposición del Juzgado de Instrucción número 8 de Alicante, previsiblemente mañana por la mañana, según señalaron las mismas fuentes, quienes recordaron que se ha decretado el secreto de sumario.

Por su parte, fuentes de la Conselleria de Educación reiteraron que los monitores estaban empleados por la empresa de catering del centro, por lo que "no se trata de personal dependiente de este departamento".

No obstante, sí dieron a conocer que el pasado martes la Unidad de Atención e Intervención de la Dirección Territorial de Educación de Alicante activó el protocolo previsto en estos casos en el Plan para la Prevención de la Violencia Escolar y la Promoción de la Convivencia (Previ).

Este plan se pone en marcha cuando se produce cualquier incidencia que altera o perjudica la convivencia escolar, y entre las actuaciones que comprende se incluye un estudio con el centro de acciones individuales, colectivas y de comunicación a las familias.

En este sentido, el director territorial de Educación de Alicante, Valero Alias, mantuvo ayer una reunión con la directora del centro, María del Carmen Fernández, para analizar la situación y estudiar posibles acciones para que el centro recupere cuanto antes la normalidad.

Al respecto, la presidenta de la Federación Local de Asociaciones de Padres y Madres (AMPAs) de El Campello, Carmen Parra, lamentó el "clima de nerviosismo y tensión" que viven los padres de alumnos del colegio desde que conocieron la noticia, e insistió en pedirles "calma por unas horas más", hasta que mañana se conozca la decisión del juez en torno a los cuatro detenidos.

"Es muy duro y muy tenso, pero no se pueden acelerar las cosas y no se puede dar ninguna información hasta que el juez no se pronuncie", advirtió la representante de las AMPAs.

En esta línea, Carmen Parra también recordó que la decisión de contratar a la empresa de catering para la que trabajaban los cuatro detenidos "no es del AMPA del colegio, sino del consejo escolar, en el que están representados los profesores, los padres y también el concejal de Educación".

Por ello, Carmen Parra opinó que el Ayuntamiento de El Campello, que hasta el momento no ha querido realizar ninguna manifestación y mantiene que es un caso ajeno al Consistorio, "se tendría que preocupar un poco, y tener una sensibilidad especial con los padres", que son ciudadanos del municipio, y "al menos llamar un poco a la calma mientras se aclara lo ocurrido".