Nace una asociación en España para ofrecer ayuda terapéutica y legal a las víctimas de abusos sexuales en la Iglesia

Publicado 01/02/2019 14:21:51CET

MADRID, 1 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de 17 profesionales, entre ellos, juristas, psicólogos, médicos, investigadores, académicos y especialistas en acogida, ofrecerán desde este viernes 1 de febrero acompañamiento y ayuda terapéutica a las víctimas de abusos sexuales en el seno de la Iglesia en España, a través de la Asociación para la Acogida y el Acompañamiento Betania.

Según precisan sus fundadores, Betania "se inspira y reconoce en los principios de la doctrina de la Iglesia" pero se constituye como "asociación independiente, sin sujeción a disciplina eclesiástica alguna".

El servicio incluye acompañamiento terapéutico a la víctima de abusos y a su entorno familiar por parte de profesionales, y un primer asesoramiento legal sobre cómo ejercer sus derechos ante la justicia civil y canónica. También ofrecerán a quien lo requiera acompañamiento de tipo espiritual "para abordar las heridas específicas que provocan estos crímenes cuando son cometidos en el seno de una institución religiosa".

La presidenta de Betania, María Teresa Compte, ha precisado que se trata de una asociación civil que nace con la finalidad de ofrecer una atención "integral" a las víctimas y un "espacio de confianza". "Esta asociación quiere participar activamente en el abordaje de este problema. Contribuirá, por una parte, a sanar el daño y, por otra parte, le ofrecerá a la Iglesia católica un espacio de confianza donde poder abordar con absoluta profesionalidad los casos que lleguen", ha explicado en declaraciones a Europa Press.

En concreto, ha precisado que acompañarán a las víctimas "desde la escucha y la acogida" ofreciendo ayuda "terapéutica" pero también asesoramiento "legal", en los casos de personas que quieran iniciar un proceso de denuncia, ya sea civil o canónica. "Lo único que nos mueve es el interés de las víctimas, y el acompañamiento en ese proceso de sanación, de curación y de recuperación", ha agregado Compte.

Las personas que quieran recibir la ayuda de esta asociación pueden ponerse en contacto a través de la línea de teléfono 636991846 o bien por medio del email 'acogida@acogidabetania.es'. Además, los obispos podrán derivar a la asociación casos de personas que acudan a denunciar abusos, para que los profesionales de Betania les ofrezcan acompañamiento terapéutico, y podría darse el caso de personas que primero acudan a la asociación y, tras el acompañamiento, decidan iniciar un proceso de denuncia.

"Una parte del acompañamiento es el legal y eso pasa por que haya víctimas que en el ejercicio de su libertad, en un proceso acompañado, puedan dar un paso más e ir a una denuncia. En esos procesos hace falta claridad, transparencia, mucha honestidad y un respeto escrupuloso a la situación de la víctima", ha precisado Compte.

En los casos en que sea posible y lo demande la víctima, la asociación para la Acogida y el Acompañamiento Betania facilitará asimismo "respuestas de justicia restaurativa acordes con los estándares internacionales", según explican.

ESTUDIOS SOBRE LOS ABUSOS EN ESPAÑA

Además, Betania participará en la realización de estudios y elaboración de protocolos de actuación que afecten a su ámbito. En concreto, algunos de sus miembros ya participan a título individual en proyectos de investigación reconocidos oficialmente sobre los abusos en la Iglesia en España. La asociación ofrecerá también a entidades eclesiales la organización de cursos de formación orientados a la sensibilización y a la respuesta ante los casos de abusos sexuales.

Aunque se trata de una asociación sin ánimo de lucro, se pide a las víctimas que contribuyan a sufragar los servicios profesionales, aunque si una persona no puede costearlo, no se quedará sin recibir la atención profesional, según precisan. La asociación financiará su actividad con las aportaciones de sus socios y las donaciones de particulares e instituciones.

La asociación se constituyó en Madrid el 28 de junio de 2018, tras un proceso largo en el que hablaron con diferentes especialistas, profesionales y también gente de Iglesia, pero señalan que su camino comienza este viernes, cuando se dan a conocer para que las víctimas que necesiten esa ayuda terapéutica puedan llegar a ellos.