Actualizado 27/12/2021 09:46 CET

La nueva Ley de garantías del consumidor: ¿cómo afecta a la obsolescencia programada?

Archivo - Foto recurso de un teléfono móvil y un ordenador portátil
Archivo - Foto recurso de un teléfono móvil y un ordenador portátil - UNSPLASH - Archivo

MADRID, 27 Dic. (EUROPA PRESS) -    

Casi seguro habrás oído hablar alguna vez de la obsolescencia programada. Llamamos así a la limitación deliberada de la vida útil de un producto por parte de su fabricante, con el objetivo de disminuir el tiempo de reemplazo del mismo por otro de similares o iguales características.

   Pero ¿de verdad ocurre esto? La respuesta es sí. A día de hoy, ya existen decenas de estudios que lo demuestran, y también nos encontramos con ejemplos de condenas a grandes compañías multinacionales por el mismo motivo.

   Dentro de la obsolescencia programada, la práctica más habitual es la obsolescencia tecnológica. Es decir, aquella en la que las empresas modifican deliberadamente los chips multinúcleo de sus productos tecnológicos (móviles, ordenadores, electrodomésticos, etc.). De esta manera, empiezan a envejecer una vez terminados los dos años de garantía que normalmente cubren a estos aparatos.

   ¿Cuál será la garantía legal con la nueva ley del consumidor que entra en vigor?

   El próximo 1 de enero entra en vigor el Real Decreto-ley 7/2021 que, principalmente, afecta al plazo mínimo de la garantía del producto, que hasta ahora -y desde que en 2007 fuera aprobada la anterior norma- se había mantenido en dos años.

   A partir de entonces, se incrementará el plazo de garantía legal del producto de dos a tres años desde el momento de entrega del mismo. Cabe destacar que esta nueva legislación solo afectará en la compra si el producto es adquirido por un consumidor o un particular (no así con una empresa).

   En el caso de las compras de segunda mano, el consumidor dispondrá de un año de garantía, frente a los seis meses de los que puede disfrutar ahora y hasta el 31 de diciembre. Por último, los servicios y contenidos digitales como aplicaciones, softwares de pago, ebooks o videojuegos también verán aumentado su plazo de garantía; en este caso, de uno a dos años.

   Además, si el artículo sufre un daño o se rompe dentro del periodo de garantía, el cliente podrá tomar la decisión de elegir entre repararlo, sustituirlo por uno nuevo, quedárselo a cambio de una indemnización por el defecto encontrado o, si lo prefiere, devolverlo, recibiendo el importe al completo que pagó por su compra.

   ¿Cómo influye la nueva ley en la obsolescencia programada?

   Con estas modificaciones que comentábamos, se conseguirá aumentar la durabilidad de los bienes, que desde un inicio estarán fabricados con el objetivo de cumplir, como mínimo, los nuevos plazos de garantía de la ley.

   Por ello, es una medida que permite luchar contra la producción de objetos con una vida útil controlada, es decir, contra la obsolescencia programada y, sobre todo, la obsolescencia tecnológica que mencionábamos anteriormente.

   La medida también será favorable para el medioambiente y ayudará a luchar, en cierta medida, contra el cambio climático, reduciendo el consumismo extremo y la generación de basura electrónica. Con la economía circular, se abre una nueva puerta para evitar el abuso de prácticas de obsolescencia programada o, por lo menos, aumentar la protección de los consumidores frente a las mismas.

   ¿La nueva ley tiene algún efecto sobre el régimen de concesión de préstamos y créditos?

   Sí. En 2013 y 2014 ya nos encontramos con una reforma del marco legislativo que se aplicaba a las entidades de crédito. En esta nueva ley, se nos presentan algunas variaciones en las obligaciones de quien se dedica profesionalmente a la concesión de préstamos o créditos, siempre en favor de las garantías del consumidor.

   Algunos de las opciones que puedes adquirir como consumidor son los préstamos con garantía hipotecaria. Si quieres saber más sobre este tipo de créditos, en este artículo de Creditea te contamos todo sobre qué son y cómo funcionan, para que no tengas ninguna duda de si están o no hechos para ti.

Contador