Publicado 25/09/2018 23:56

El Papa sobre el acuerdo con China: "Yo soy el responsable"

Papa Francisco
TWITTER - Archivo

ROMA, 25 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Papa ha asegurado que él es el principal artífice del acuerdo firmado el sábado con China sobre el nombramiento de obispos, al tiempo que ha precisado que se trata de "un trabajo de diez años".

"Yo soy el responsable", ha asegurado ante los periodistas en la rueda de prensa del avión de regreso de su viaje de cuatro días por Lituania, Letonia y Estonia.

Según han informado medios locales, el Papa ha expresado que ha sido él mismo quien ha autorizado los términos y firmado las cartas de mandato.

Francisco ha asegurado que el acuerdo firmado en Pekín por el subsecretario para las Relaciones de la Santa Sede con los Estados, Monseñor Antoine Camilleri, y el viceministro de asuntos exteriores de la República Popular China, Wang Chao "no es una improvisación, ha sido un camino". "Cuando se llega a un acuerdo, de paz, se cede por ambas partes", ha manifestado.

Además ha dicho que comprende el "sufrimiento" por parte de algunos miembros de la Iglesia "clandestina" así como las críticas de quienes valoran el acuerdo como una concesión excesiva al gobierno chino.

Los obispos legítimos que permanecen fieles al Papa viven una situación cercana a la clandestinidad, permanentemente asediados por las autoridades comunistas. Sin embargo, el pontífice ha invitado a tener en cuenta que "en América Latina, durante 350 años los reyes de Portugal y España nombraban los obispos. Y lo mismo en el imperio Austro-húngaro. Pero en realidad es un diálogo sobre los candidatos, y los obispos los nombra el Papa".

El Santo Padre también ha hecho referencia al informe de las diócesis alemanas que ha contabilizado un total de 3.677 casos de abusos sexuales a menores y jóvenes en el seno de la Iglesia católica. Así ha calificado esta lacra de "monstruosidad" y ha reiterado que "comprende que los jóvenes se escandalicen de esta corrupción tan grande". "Saben que sucede por todas partes, pero en la Iglesia es más escandaloso", ha determinado.

No obstante, ha considerado que estos casos se han reducido drásticamente "desde el momento en que la Iglesia se ha esforzado en serio" en erradicar esta plaga. También ha explicado que la actitud de encubrimiento no solo sucedía en la Iglesia, sino que "se ocultaban los casos como el del tío que violaba la sobrina o el padre que violaba al hijo".

"Cada hecho histórico debe interpretarse con la hermenéutica de su época, y no con la de hoy. Lo mismo sucede respecto al indigenismo o a la pena de muerte. En el Estado Vaticano antes había pena de muerte y ejecuciones", ha sentenciado.

El Papa también ha revelado ante los periodistas que tras su visita al Museo de la Ocupación de Vilna "se sentía destruido". Así ha descrito que vio "celdas de tortura en las que se podía estar solamente en pie o donde se vertía agua sobre los prisioneros desnudos y se les dejaba a al frio del invierno, o la cámara de ejecuciones, donde mataban cada día hasta cuarenta personas de un tiro en la nuca, las sacaban con una cinta mecánica a un camión y las tiraban al bosque".

En otro momento de la entrevista, Francisco ha comentado que "la industria, el comercio y el contrabando de armamentos es una de las corrupciones mas graves". "La defensa del propio país es lícita, y es incluso un honor. El problema se plantea cuando se amenaza a los demás, no solo en Europa".

Más información