El Papa se reunirá con los jóvenes y canonizará al primer santo nacional durante su viaje a Brasil

Actualizado 11/04/2007 20:35:56 CET

Benedicto XVI inaugurará en Aparecida la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe

ROMA, 11 Abr. (de la corresponsal de EUROPA PRESS, G. Moreno) -

El Papa Benedicto XVI celebrará un multitudinario encuentro con los jóvenes en el estadio municipal de Pacaembu 'Paulo Machado de Carvalho', en Sao Paulo, durante su viaje apostólico a Brasil, que tendrá lugar entre los próximos 9 y 14 de mayo, con motivo de la celebración de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe. Además, el Romano Pontífice aprovechará su visita al país suramericano para canonizar al primer santo nacional, el todavía beato Frei Galvao.

Tal y como dio a conocer hoy el Vaticano a través de un extenso comunicado, el Papa partirá hacia Brasil a las 9:00 horas de la mañana del miércoles 9 de mayo desde el aeropuerto de Fiumicino y se calcula que llegará hacia las 16:30 horas al aeropuerto internacional de Sao Paulo/Guarulhos, donde será recibido por el presidente brasileño, Luiz Inácio 'Lula' da Silva.

Inmediatamente después, será trasladado en helicóptero al aeropuerto de Campo de Marte de Sao Paulo, donde será recibido por las autoridades locales.

Finalmente, el Romano Pontífice llegará al Monasterio de Sao Bento, situado en el centro de la urbe y que lo acogerá durante la primera fase del viaje, que discurrirá en Sao Paulo. Según el programa hecho público por la Santa Sede, nada más llegar al monasterio, el Papa saludará e impartirá la bendición a los fieles desde uno de los balcones.

Desde el primer momento, el Papa --que el próximo lunes cumple 80 años--, seguirá una apretada agenda. Así, el mismo jueves, después de celebrar una misa privada a las 8:00 horas, se dirigirá al Palacio dos Bandeirantes, donde mantendrá una entrevista con 'Lula'.

ENCUENTRO CON OTRAS RELIGIONES.

A las 12:30 horas está previsto que vuelva al Monasterio de San Bento para celebrar un encuentro con los representantes de las demás confesiones cristianas así como de otras religiones --judía y musulmana--.

Después de comer con los representantes de la Iglesia católica en Brasil, el Papa se trasladará al estadio municipal de Pacaembu 'Paulo Machado de Carvalho', en Sao Paulo, donde se reunirá durante dos horas con numerosos jóvenes brasileños y a quienes transmitirá un mensaje especial.

PRIMER SANTO BRASILEÑO.

Al día siguiente, el Santo Padre proclamará santo al primer brasileño, el beato Antonio de Santa Ana, conocido popularmente como Frei Galvao, en una ceremonia multitudinaria que se desarrollará en el Campo de Marte.

La misa empezará a las 9:30 horas, aunque está previsto que el Romano Pontífice llegue al lugar hacia las 9:00 horas, para poder saludar detenidamente a la muchedumbre de fieles que acudirán al evento.

Por la tarde, se reunirá con los obispos brasileños en la Catedral de Sé, ante los que pronunciará un discurso también pensado especialmente para ellos y que servirá para preparar el encuentro episcopal de Aparecida.

Después de este encuentro, volverá al aeropuerto de Campo de Marte para tomar un helicóptero que lo conducirá hasta Aparecida, donde transcurrirá la segunda fase de la visita, que a su vez, es la primera que realiza Benedicto XVI al continente americano, dos años después del inicio de su pontificado.

VISITA A UN CENTRO PARA DROGADICTOS.

El Papa inciará su actividad al día siguiente --sábado, 12 de mayo-- con una visita a la 'Fazenda da Esperança', en Guaratinguetá. Se trata de un centro para drogadictos impulsado por la orden franciscana y que cuenta con una importante labor extendida en diversos países, entre los que figuran Paraguay, Uruguay, Argentina y México.

Además de visitar sus instalaciones, el Papa también dirigirá unas palabras a la comunidad del centro, con el ánimo de alentarles en la obra social que llevan a cabo.

El Romano Pontífice, volverá para comer al Seminario 'Bom Jesús', que es donde se hospedará durante su visita a Aparecida. Por la tarde, rezará el rosario y se reunirá con sacerdotes, religiosos, seminaristas y diáconos en la Basílica del Santuario de Aparecida.

INAUGURACIÓN DE LA V CONFERENCIA GENERAL.

Finalmente, al día siguiente volverá a este Santuario para celebrar la misa inaugural de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe en la plaza que está situada frente al Santuario.

A las 12:00 horas, recitará el Reginal Coeli --la oración que se reza durante el tiempo de Pascua en sustitución del Ángelus-- y dirigirá unas palabras a la multitud.

A primera hora de la tarde, tendrá lugar la apertura de la primera sesión de la Conferencia General, en la que el Papa pronunciará su discurso inicial, que marcará la orientación de este acontecimiento. A última hora del día, Benedicto XVI partirá de Brasil rumbo a Roma, donde se prevé que llegue hacia las 12:45 horas del lunes al aeropuerto romano de Ciampino.

Esta será la quinta Conferencia General que celebra el episcopado latinoamericano, después de los encuentros de Río de Janeiro (1955), Medellín (1968), Puebla (1979) y Santo Domingo (1992).

Las Conferencias Generales son reuniones en las que los obispos de diversas Conferencias Episcopales analizan la vida de la Iglesia en sus territorios, descubriendo sus aspectos positivos y negativos e individualizando los problemas comunes. Asimismo, concluyen de común acuerdo sobre las soluciones y líneas de acción pastoral que deberán seguir en los años sucesivos.

Este tipo de encuentros son convocados por el Santo Padre a petición de un grupo de Conferencias Episcopales y es él quien acoge el propósito de reunirse, aprueba el tema, abre la reunión y aprueba finalemente sus conclusiones.

La historia del encuentro de Aparecida se remonta a 2001, cuando los presidentes y delegados de las Conferencias Episcopales de América Latina y Caribe pidieron al anterior Pontífice, Juan Pablo II, que convocara una nueva Conferencia General en sus territorios, idea que fue aprobada en seguida por el Papa Wojtila.

Poco tiempo después de su muerte, el recién elegido Benedicto XVI se declaró plenamente de acuerdo con la celebración de esta Conferencia General y el 7 de julio de 2006 entregó el lema que debería llevar el encuentro: 'Discípulos y misioneros de Jesucristo, para que nuestros pueblos en Él tengan vida. "Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida" (Jn 14, 6)'.

Asimismo, según difundió el diario 'L'Osservatore Romano', el Papa Benedicto XVI ha invitado a 80 personalidades de la Iglesia en América Latina a participar en este evento, en el que participarán cerca de 95 obispos que han sido elegidos como delegados por las Conferencias Episcopales de América Latina y el Caribe, a quienes se suman los cardenales latinoamericanos y los presidentes de todas las Conferencias Episcopales de América Latina.