El sacerdote extremeño Carlos Simón, nuevo subsecretario del Consejo Pontificio para la Familia

Actualizado 09/02/2008 19:34:42 CET

MADRID, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Papa Benedicto XVI nombró hoy al sacerdote cacereño Carlos Simón Vázquez, subsecretario del Consejo Pontificio para la Familia, organismo vaticano que se encarga de la pastoral y problemática familiar en todo el mundo. Simón (1965) compaginaba en la actualidad labores parroquiales con la actividad docente.

Según informó el Servicio de Información de la Iglesia Católica (SIC), Simón es licenciado en Medicina por la Universidad de Navarra y doctor en Teología Moral por la Universidad Lateranense de Roma. En la actualidad desarrollaba sus tareas parroquiales en su diócesis cacereña y era docente de Teología Moral en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas Nuestra Señora de de Guadalupe, de Extremadura, y en la Facultad de Teología del Norte de España, en Burgos.

Coordinador del primer Diccionario de Bioética en lengua española, Simón es un "acreditado experto" en esta materia, de la que ha escrito numerosos artículos e imparte conferencias en universidades y congresos especializados. Además de español, el nuevo subsecretario habla italiano, inglés y francés.

Con este nombramiento, Carlos Simón pasa a ser el número tres del organismo vaticano dedicado a los asuntos de la familia, que fue creado en 1981 por el Papa Juan Pablo II y que preside el cardenal colombiano López Trujillo.

MINISTERIO VATICANO PARA LA FAMILIA.

El Consejo Pontificio para la Familia se encarga de la promoción de la pastoral y del apostolado en el campo familiar, mediante la aplicación de las enseñanzas y orientaciones del Magisterio eclesiástico para ayudar a las familias cristianas a cumplir su misión educativa y apostólica.

Desde 1994, este Consejo Pontificio es el responsable de la organización de los Encuentros Mundiales de las Familias, como el que tuvo lugar en julio de 2006 en Valencia, donde se contó con la presencia por primera vez en España del Papa Benedicto XVI.

Este órgano también promueve y coordina los esfuerzos pastorales relacionados con el problema de la procreación responsable, y coordina las iniciativas en defensa de la vida humana en todos los estadios de su existencia, desde la concepción hasta la muerte natural.

Dentro de las competencias del Consejo Pontificio para la Familia también están temas como la teología y catequesis de la familia, la espiritualidad conyugal y familiar, los derechos de la familia y del niño, la formación de los laicos para la pastoral familiar y los cursos de preparación al matrimonio.

Asimismo, se encarga de los problemas éticos y pastorales relacionados con el SIDA y otras cuestiones de bioética; legislación sobre el matrimonio, la familia, las políticas familiares y la protección de la vida humana.