Publicado 03/10/2019 15:08CET

El Sínodo de la Amazonía contará con 35 mujeres, el mayor número en una reunión de obispos, aunque sin derecho a voto

ROMA, 3 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Sínodo de la Amazonía, que reunirá en el Vaticano desde el próximo 6 de octubre a más de 180 obispos de todo el mundo para dialogar sobre ecología integral y los retos de la evangelización en esa zona del mundo contará con 35 mujeres, el mayor número en una reunión de obispos.

"En el Sínodo de la Amazonía participarán 35 mujeres: 2 invitadas especiales, 4 expertas (entre las cuales 2 monjas) y 29 auditoras (de las cuales 18 monjas) -el mayor número jamás habido en una reunión de obispos", ha adelantado el Secretario del Sínodo de los Obispos, el cardenal Lorenzo Baldiseri, en la rueda de prensa de presentación de la reunión eclesial que concluirá el 27 de octubre.

No obstante, la alta presencia femenina no les asegura un rol decisional. En esta reunión eclesial, cuyo lema es 'Amazonía: Nuevo camino para la Iglesia y para una ecología integra', participarán 184 padres sinodales, obispos con derecho a voto del texto final que será después entregado al Papa para su revisión. Aunque ninguna de las mujeres podrá votar, ha sido la primera vez que han sido designadas mujeres consultoras de la secretaría general del sínodo, junto con otras nombradas expertas y auditoras.

Sobre la mesa del Sínodo está precisamente el papel de la mujer en la Iglesia católica. El 'Istrumentum Laboris', el documento que guía a los obispos en este encuentro, reconoce que "en el campo eclesial la presencia femenina en las comunidades no es siempre valorada", y se propone de hecho que tengan garantizado su liderazgo y espacios cada vez más amplios y relevantes en áreas formativas.

A pesar de esto, el documento no habla en ningún momento de "diaconado femenino", debido a que aún se encuentra en estudio dentro de la comisión encargada para ese análisis por el papa Francisco en 2016.

MUJERES CATÓLICAS REIVINDICAN IGUALDAD

Coincidiendo con el Sínodo de la Amazonía, un grupo de mujeres católicas ha levantado la voz para exigir al Papa y a los obispos la plena igualdad de la Iglesia.

"El Sínodo de la Amazonía que comenzará a principios de octubre es clave para la Iglesia católica y ninguna mujer tiene capacidad de voto, aunque esos caminos afectarán también a las religiosas y las congregaciones femeninas", ha dicho a Europa Press Stephanie Lorenzo, directora de comunicaciones de Voices of Faith (Voces de Fe), una de las asociaciones feministas más activas dentro de la Iglesia católica.

En este sentido, apunta que hay 180 padres sinodales con derecho a voto, y ninguno es mujer. "¿Qué es lo que está perdiendo nuestra iglesia sin la experiencia, habilidades, talentos y dones de la mitad de sus miembros? Queremos llamar la atención sobre este hecho y la falta de mujeres en los roles de toma de decisiones en toda la iglesia", añade.

Entre los participantes del Sínodo hay también 17 representantes de pueblos amazónicos entre los que hay 9 mujeres. "Ellos traerán la voz y el testimonio de las tradiciones, la cultura, la fe de su gente y contribuirán a delinear una conciencia de la situación amazónica de la Región Panamazónica", ha destacado Baldiseri.

LIMITACIÓN DEL USO DEL PLÁSTICO

Otra característica del Sínodo de la Amazonía es que en la reunión se limitará lo más posible el uso de plástico. Los vasos serán de material biodegradable y las bolsas con el material de trabajo para los participantes será de fibra natural.

Antes de la celebración de la reunión en el Vaticano se han realizado más de 250 eventos en territorio amazónico, entre ellos, 70 asambleas territoriales, 25 foros temáticos, además de seminarios y reuniones de todo tipo, según ha confirmado el cardenal Baldisseri.

Especial atención recibirán los nuevos caminos que la Iglesia católica debe imaginar para la evangelización de las zonas más remotas de la Amazonía, un territorio que extiende por siete millones de kilómetros cuadrados, repartidos entre nueve países, de los cuales Brasil y Perú poseen la mayor extensión.

ORDENACIÓN DE 'VIRI PROBATI'

Tal y como ha señalado el cardenal brasileño Cláudio Hummes, presidente de la Red Eclesial de la Panamazonia (REPAM) en la presentación del Sínodo para la Amazonía, se trata de una región donde especialmente "faltan recursos humanos" sobre todo "ministros ordenados".

"El 80% de las comunidades en la Amazonía tienen una vida sacramental muy pobre y escasa. Acceden al bautismo, pero no tienen acceso a otros sacramentos como la eucaristía", ha relatado. Así, ha comentado que si bien tienen acceso a la palabra de Dios a través de la catequesis "son pocas las personas que celebran eucaristía". "Si no hay sacramentos faltan los medios. No existe esta posibilidad porque faltan ministros ordenados que puedan celebrar la eucaristía así que la Iglesia debe brindar otros caminos para que puedan celebrar la eucaristía", ha asegurado.

El documento de preparación para el Sínodo señala la posibilidad de ordenar sacerdotes a personas mayores casadas en áreas remotas de la Amazonía como una solución a la evangelización, los llamados 'viri probati'. Sin embargo, son muchas las voces discordantes ante la posibilidad de eliminar el celibato en algunos casos. El coordinador del Departamento de Misiones Salesianas, el sacerdote uruguayo Martín Lasarte, que participará como perito en la reunión eclesial, ha defendido en conversación con Europa Press que esta propuesta es "ilusoria, casi mágica, y no toca el real problema de fondo".

Asimismo, el cardenal Hummes también ha señalado que la Iglesia está presente en Brasil y otros países de la Amazonía "desde hace por lo menos cuatro siglos". "La iglesia católica forma parte de la identidad de la Amazonía. Construyó una Historia heroica. Hay muchos mártires que han sido asesinados por defender a los pueblos amazónicos", ha constatado ante los periodistas. Además ha hecho hincapié en que no hay dos crisis una ambiental y otra social, sino que se trata una crisis socioambiental "muy compleja".

Así ha señalado que la respuesta de la Iglesia debe ser una "solución" que tenga "un enfoque integral para combatir la pobreza y devolver la dignidad de los excluidos". "Es el mismo clamor de la tierra y de los pobres", ha manifestado.

Entre otros temas, los padres sinodales también hablarán de los riesgos y problemas de los pueblos de la región y sus ecosistemas como el narcotráfico, la corrupción, la migración, la urbanización, la división de las comunidades, el aislamiento, la salud, la educación o la necesidad de una conversión ecológica.

Para leer más