Actualizado 31/05/2013 19:12 CET

Un tercio del acuífero de Doñana, peor que tras la última gran sequía

Marismas De Doñana
EUROPA PRESS

HUELVA, 31 May. (EUROPA PRESS) -

La organización ecologista WWF ha llevado a cabo una evaluación del informe sobre situación cuantitativa y evolución de niveles en el acuífero Almonte-Marismas del año hidrológico 2011-2012 en Doñana (Huelva), alertando en este sentido del mal estado del acuífero --más de un tercio del mismo estaría en peor situación que tras la última gran sequía que sufrió la zona (1991-1995)-- y criticando la "falta de transparencia" de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), que ha presentado dicho informe.

En las conclusiones de WWF, a las que ha tenido acceso Europa Press, se indica que, según los datos de la CHG, el acuífero Almonte-Marismas debe ser declarado en 'Mal Estado' de acuerdo con la normativa vigente y "al contrario" de lo que afirma el recién aprobado Plan Hidrológico del Guadalquivir, puesto que el informe confirma que el acuífero continúa empeorando, lo que se suma a un Índice de Explotación superior al 80 por ciento y a los daños ambientales derivados de los descensos del mismo.

Según la organización, pese a los buenos años pluviométricos que se han dado desde el 2005, no se ha producido la recuperación de los niveles del acuífero y, "lo que es aún más preocupante", en octubre de 2012 un 37 por ciento de los puntos de control estaban en peor situación que en 1995, el año de referencia por tratarse del que cerró el ciclo más seco de la serie histórica 1970-2012.

Ante esta situación, WWF pide que se declare en mal estado el acuífero de Doñana y que se apliquen las medidas de control que prevé la Ley de Aguas, que permitirán reordenar el uso del agua en la zona, lo que, a su juicio, debe ir acompañado y coordinado con la necesaria reordenación del uso del suelo por parte de la Junta de Andalucía.

Además, el colectivo considera "imprescindible" que la Confederación aporte un informe completo con toda la información disponible, siguiendo los informes de años anteriores, con análisis interanuales de los puntos que empeoran y de las zonas sensibles, y "mejore y complete" la red de control y seguimiento de las aguas tanto superficiales como subterráneas en Doñana.