El Vaticano sobre el francés Vincent Lambert: "La alimentación y la hidratación son una forma de cura esencial"

Publicado 21/05/2019 16:43:55CET

ROMA, 21 May. (EUROPA PRESS) -

El Vaticano ha señalado este viernes que "la alimentación y la hidratación son una forma de cura esencial", después de que el Tribunal de Apelaciones de París decidiera este lunes que no se retiraran estas medidas al paciente Vincent Lambert, en estado vegetativo, tras la decisión del equipo médico de desconectarle de la máquina que le mantiene con vida desde hace una década.

El Alto Tribunal ha dado la razón a los padres de Lambert, que pedían que no se detuviera la hidratación y alimentación artificial que le mantienen con vida atendiendo así a la solicitud de la Convención de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad sobre el mantenimiento de estas medidas.

"La alimentación y la hidratación son una forma de cura esencial siempre proporcionada al mantenimiento de la vida. Alimentar a un enfermo no constituye nunca una forma irracional de obstinación terapéutica", ha señalado el prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, el cardenal Kevin Farrell.

Farrel ha criticado la decisión de los médicos franceses de desconectar a Lambert y ha advertido de que la "asistencia es un deber ineludible".

"La suspensión de tales curas representa más bien una forma de abandono, fundada en un juicio sin piedad sobre la calidad de la vida, expresión de una cultura del descarte que selecciona a las personas más frágiles e indefensas sin reconocer la individualidad y el inmenso valor", ha agregado.

Lambert, un enfermero de 42 años, sufrió un accidente de tráfico en 2008 que le dejó tetrapléjico y en estado vegetativo. No dejó por escrito un testamento vital donde se especificaran sus deseos, lo que ha enfrentado a su familia sobre la pertinencia o no de mantenerlo con vida.

Su mujer e hijos están de acuerdo con la decisión del equipo médico, mientras que los padres y dos de sus hermanos han agotado las vías judiciales para impedir que se detengan los cuidados que lo mantienen con vida. En un mensaje público, los padres se han dirigido a Emmanuel Macron, pidiéndole que "impida" que los médicos dejen morir a su hijo, retirándole los alimentos y la sedación, que ha comenzado este lunes.

El grupo de bioética de la Conferencia de los obispos de Francia, por su parte, ha considerado "inaceptable" la suspensión definitiva de los cuidados que Lambert recibe en el hospital de Reims (departamento del Marne). La Conferencia episcopal francesa ha estimado que "no existe motivo alguno para precipitar la muerte de Vincent Lambert".

Contador

Para leer más