Actualizado 07/09/2007 14:14 CET

Continúan "muy graves" dos de los trabajadores heridos en el accidente de Berantevilla y el tercero está grave

BILBAO, 7 Sep. (EUROPA PRESS) -

Dos de los trabajadores heridos en el accidente laboral ocurrido ayer en la empresa Bionor de Berantevilla (Álava) -en el que murió un operario- que se encuentran ingresados en la UCI del hospital vitoriano de Santiago se encuentran en estado "muy grave". El tercer herido, ingresado en el hospital de Txagorritxu, está en la UCI en estado "grave", aunque ha tenido una "ligera mejoría en cuanto a ventilación respiratoria", tras sufrir inhalación de gases tóxicos, según informaron fuentes de Osalan a Europa Press.

Técnicos de Osalan volvieron esta mañana al lugar del siniestro y comprobaron que no había equipos de protección individual para los trabajadores. Una vez finalizada la investigación, ésta se remitirá a la autoridad laboral y a la Fiscalía por si hubiera negligencia por parte de la empresa.

Bionor había subcontratado la instalación de la depuradora de aguas residuales a Fitecma, a la que pertenecían el fallecido, R.R., uno de los heridos graves, P.M.G., y A.G.R.. Además, la empresa también subcontrató a Coopenor, a la que pertenecía el otro herido grave, A.G.Z., para la ejecución de algunos trabajos.

El accidente en Bionor, empresa que fabrica biocombustible, ocurrió en torno a la una menos cuarto de la tarde de ayer, cuando uno de los trabajadores comenzó a marearse en el momento en que se encontraba en el interior del depósito mientras se realizaba el trasvase de aguas residuales.

Este operario intentó salir del depósito, para lo que fue socorrido por un compañero, que se desvaneció en ese intento, lo que motivó que los otros dos trabajadores acudieran en su auxilio, a través de la escala fija ubicada en el lateral de la instalación. Momentos después, estos dos operarios cayeron también al interior del depósito y, finalmente, sólo uno logró salir por su pie, por lo que el resto hubo de ser rescatado por los bomberos.

La depuradora se encuentra en fase de montaje y cuenta con 300 m3 de capacidad, abierta por la parte superior, con siete metros de altura y nueve metros de diámetro. Este depósito se ubica en el interior de una nave sin medios de ventilación forzada, ya que sólo cuenta con la entrada de aire por sus portones y ventanas.

Según los primeros indicios, parece que "ha podido haber una posible emanación de gases por materias orgánicas en descomposición, que han podido dar lugar a asfixia por falta de oxígeno o por ser tóxicos".