Este jueves empiezan a declarar los 16 detenidos por el alijo de 1.500 kilos de cocaína en un pesquero

Publicado 08/01/2015 7:35:06CET

Nueve han sido arrestados en el pesquero 'Coral I' y el resto en tierra, la mayor parte en la comarca de Arousa

VILAGARCÍA DE AROUSA (PONTEVEDRA), 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los detenidos en relación al alijo de 1.500 kilos de cocaína descubiertos a bordo del barco 'Coral I' se elevan a 16 y comenzarán este jueves a pasar a disposición del Juzgado de Instrucción número 3 de Cambados.

Según han informado fuentes de la investigación, son, al menos, 16 las personas detenidas en esta operación que sigue abierta. Nueve de ellas navegaban a bordo del barco pesquero de bandera venezolana que fue abordado por el buque 'Petrel' del Servicio de Vigilancia Aduanera (SVA) en pleno océano Atlántico. El resto han sido detenidas en tierra, en su mayor parte en la comarca de Arousa.

El 'Coral I' fue interceptado en una operación desarrollada conjuntamente por agentes del Grupo de Respuesta Especial para el Crimen Organizado (Greco) y del SVA.

Según han confirmado, los 1.500 kilos de cocaína hallados en el pesquero, distribuidos en 49 fardos, ya han sido trasladados a tierra si bien se mantiene en secreto cuál ha sido el puerto al que han sido trasladado. Tampoco se conoce de momento el lugar en el que arribará el 'Coral I' ni su fecha de llegada.

Aunque de momento no hay confirmación oficial, al estar el operativo bajo secreto de sumario, todos los indicios apuntan a que la operación para introducir los 1.500 kilos de cocaína a través de las costas gallegas estaba dirigida por el cambadés Rafael Bugallo, 'O Mulo'. De hecho agentes del Greco realizaron el martes minuciosos registros tanto en el chalet que 'O Mulo' tiene en Cambados como en un piso de su propiedad en Vilagarcía de Arousa.

BÚSQUEDA

Sobre Rafael Bugallo pesaba una orden de búsqueda y captura después de que no regresara a prisión tras un permiso penitenciario. Fue la última de las muchas escaramuzas que las fuerzas de seguridad atribuyen a 'O Mulo', vinculado con el tráfico de estupefacientes desde la década de los 90.

También fue objeto de un registro un chalé de Vilanova de Arousa, propiedad de J.C.N.O., un empresario de 43 años vinculado con el sector de la acuicultura y sin antecedentes en cuestiones relacionadas con el narcotráfico, pero al que las fuerzas de seguridad vinculan con la operación.