Actualizado 14/07/2012 13:06 CET

La Policía Nacional detiene a cinco personas e interviene 1.600 kilos de hachís en la Costa del Sol

También se incautaron de un arma de fuego y herramientas necesarias para camuflar la droga

MÁLAGA, 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Policía Nacional ha detenido a cinco personas, con edades comprendidas entre los 32 y los 67 años y de distinta nacionalidad, integrantes de un grupo organizado de narcotraficantes que dirigían todas sus actividades desde la Costa del Sol. Además, ha intervenido un total de 1.600 kilos de hachís.

El objetivo de la banda era trasladar los fardos desde España hasta Holanda, Gran Bretaña e Irlanda. También, durante la operación, los agentes se han incautado de varias herramientas necesarias para camuflar la droga en dobles fondos de vehículos y muebles, así como un arma de fuego.

Las investigaciones comenzaron a finales del pasado año 2011, cuando los agentes conocieron la existencia de un grupo organizado dedicado al narcotráfico que se encontraba asentado en la Costa del Sol.

Así, tras las averiguaciones, los encargados de la operación descubrieron que la banda exportaba hachís desde Málaga hasta otros países de Europa, como Gran Bretaña, Holanda e Irlanda, según han informado desde la Policía Nacional a través de un comunicado.

Tras las pesquisas, los agentes identificaron a cinco miembros de la banda, los cuales se encontraban afincados en la Costa del Sol, pero se desplazaban con asiduidad a distintos países de Europa donde se reunían con sus contactos para elaborar un plan y lograr sacar la droga del país.

Para evitar ser descubiertos los integrantes del grupo organizado cambiaban con frecuencia de domicilio. No obstante, a finales del pasado mes, los agentes localizaron en la zona de Mijas Costa una de las viviendas que los miembros de la banda utilizaban.

Allí, los investigadores detectaron un trasiego de personas "inusual" para la zona, comprobando que la casa se encontraba dotada de estrictas medidas de seguridad que dificultaban su acceso.

Los agentes detuvieron a cinco integrantes del grupo organizado y, tras realizar la entrada y registro del inmueble, se aprehendieron de 1.600 kilos de hachís, distribuido en fardos y preparado para su traslado.

También se incautaron de una pistola de nueve milímetros con bala en la recámara, así como maquinaria para prensar la sustancia estupefaciente y varias herramientas necesarias para la preparación del camuflaje de la droga en los diferentes medios empleados.

Los cinco detenidos fueron puestos a disposición de la autoridad judicial que conocía las investigaciones que se venían desarrollando por la Udyco Costa del Sol.

La operación, denominada 'Sarco' sigue abierta, ya que se continúan con el análisis de la documentación y datos obtenidos en la intervención, así como las investigaciones procedentes tanto en España y en los distintos países en los que operaba el grupo criminal desarticulado.