Actualizado 26/05/2008 21:07 CET

Demasiada interactividad en las webs termina por saturar a los usuarios

Foto de la Noticia
Foto: ep + Ampliar

  

   MONTREAL, (OTR/PRESS)

   Lo poco agrada, pero lo mucho empalaga. Así podría resumirse la conclusión a la que ha llegado la Universidad Park, en Pennsylvania (Estados Unidos), tras realizar un estudio sobre las páginas web. En él comprobaron las reacciones de las personas ante distintos niveles de interactividad y observaron que los niveles medios o bajos eran más amenos que las páginas altamente interactivas, puesto que éstas acaban saturando de información a los usuarios y, con ello, resultando más incómodas.

   "Las webs con niveles bajos o medios de interactividad crean percepciones positivas, mientras la interactividad media-alta no funciona bien". Así lo explicó hoy S.Shyam Sundar, catedrático de cine, vídeo y medios de Penn State, encargado junto a uno de los estudiantes de la universidad, Jamie Guillory, del estudio sobre la influencia de la interactividad en la percepción de los usuarios que se presentó hoy en la conferencia anual de la International Communication Association (ICA) en Montreal.

   Para su investigación, 116 estudiantes fueron sometidos a la prueba de navegar por siete páginas webs, entre las que había distintos niveles de interactividad, para que analizaran los aspectos que les resultaban más favorables y aquellos que no les convencían demasiado. De hecho, las páginas que tenían que visitar eran de ofertas de trabajo, donde la interactividad suele ser más bien alta, al tener numerosos enlaces para acceder de un anuncio a otro.

   Así, respondieron un cuestionario sobre cómo veían la organización de las páginas y las percepciones que les habían causado, de lo que se derivó que hay un nexo de unión entre los niveles de interactividad de las páginas y los sentimientos de positividad o negatividad que crean en los internautas.

   De esta forma, según explicó Sundar en una información de la propia universidad recogida por otr/press, "en general, demasiada interactividad no es recomendable y puede llegar a saturar de información" la página en cuestión. No obstante, e independientemente de los efectos que crea, la interactividad "atribuye sentido a los contenidos y a la naturaleza de la web".

EFECTOS EN LAS EMPRESAS

   "Encontramos que los estudiantes en busca de empleo prefieren entrar en las webs de compañías interactivas", aunque por una cuestión de "conexión lógica" para navegar a través de sus enlaces. Así, la participación en las páginas web es algo muy valorado por los usuarios, aunque no si esto se produce en exceso.

   Los resultados de esta investigación tendrán efectos en las organizaciones, que ahora deberán decidir si cambiar, o no, algunas de las características de su página en aras de satisfacer los gustos de sus usuarios, que prefieren la sencillez a la abundancia de contenidos.

   "Hemos descubierto un fenómeno psicológico", celebró Sundar, tras lo que anunció que el próximo paso es indagar en los contenidos de las páginas. "La interactividad tiene muchas facetas en términos de los significados que comunica. No se trata sólo de la interacción por sí sola", concluyó.