Boeing reduce casi un 31% sus entregas de aviones comerciales hasta mayo por la crisis del 737 MAX

Publicado 16/06/2019 12:59:53CET
Grant Hindsley - Archivo

Con las entregas del 737 MAX suspendidas, en mayo entregó un 56% menos de aviones que hace un año

MADRID, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

Boeing ha realizado 202 entregas de aviones comerciales durante los primeros cinco meses de 2019, un 31% menos que en el mismo periodo de 2018, cuando formalizó un total de 296, mientras que los pedidos netos del fabricante estadounidense permanecieron en territorio negativo, con 125 pedidos netos.

La compañía ha visto reducida de manera dramática el número de entregas de sus aviones desde el pasado marzo, momento en que se desencadenó la mayor crisis de su historia por el veto al 737 MAX, el modelo que más rápido se ha vendido en la historia de Boeing, tras protagonizar dos graves accidentes en apenas cinco meses.

En concreto, durante el mes de marzo Boeing realizó un total de 54 entregas, un 40% menos que las 90 unidades entregadas a clientes el mismo mes de 2018; en abril entregó 23 aeronaves (-47%) y en mayo 30 (-55,8%).

Por su parte, Airbus, rival europeo del fabricante, realizó 313 entregas hasta mayo, un aumento del 40% con respecto a los mismos meses de 2018, mientras que en mayo alcanzó las 81 entregas, lo que supone un 59% más.

CRISIS DEL 737 MAX

El 737 MAX acumula 4.550 pedidos pendientes con unas 64 aerolíneas de todo el mundo, pero la retirada del espacio aéreo del modelo por parte de los reguladores aéreos mundiales provocó la suspensión de las entregas. La última se realizó el 11 de marzo, un día después del accidente en Etiopía, a Aviation Capital Group.

El accidente de Etiopía, que se saldó con 157 fallecidos, se produjo menos de cinco meses después de otro en Indonesia, operado por Lion Air, en circunstancias similares y donde murieron 189 personas.

Al considerar la relación entre ambos sucesos, la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA, por sus siglas en inglés) y la Agencia Federal de Aviación (FAA), así como los reguladores aéreos de una veintena de países de todo el mundo, vetaron al 737 MAX del espacio aéreo y las aerolíneas se vieron obligadas a dejar en tierra sus aeronaves.

387 AVIONES EN TIERRA DE 36 AEROLÍNEAS.

Hay 387 aviones de 36 aerolíneas afectados por esta prohibición. Entre las compañías a las que más ha perjudicado esta medida están las americanas Southwest con 31 aviones 737 MAX, Air Canada, con 24 aviones en su flota; American Airlines, también con 24 y United Airlines, con 14; las asiáticas Air China (16), China Eastern Airlines (14), China Southern Airlines (16) y flydubay (14) y las europeas Norwegian (18) y TUI (15).

Ryanair, que aún no tiene este avión en su flota, ha encargado 135 unidades Boeing 737 MAX 200, una versión modificada del MAX 8, y cuenta con opciones para otras 75 unidades. En España Air Europa, la división aérea de Globalia, encargó a Boeing 20 aviones 737 MAX 8, cuyas primeras entregas esperaba el pasado mes de abril.

Según las investigaciones, los accidentes pudieron producirse porque el sistema que alerta del ángulo de ataque del avión (AOA), que se vendía en un paquete adicional de seguridad, activó de manera errónea el Sistema de Aumento de Características de Maniobra (MCAS, por sus siglas en inglés), por lo que el fabricante se vio obligado a revisar y actualizar el software para eliminar estos fallos.

Ya a finales de 2018, después del accidente de Indonesia, Boeing facilitó a las aerolíneas y pilotos información adicional sobre el MCAS, pero no se consideró necesario que los pilotos recibieran entrenamientos adicionales ni un cambio en el sistema.

ACTUALIZACIÓN DEL SOFTWARE

Boeing se reunió a finales de mayo con la FAA, la EASA y otros siete reguladores para evaluar la actualización del software, que incluye una mayor preparación para los pilotos y cambios en el AOA. Hasta el momento, ha volado más de 360 horas en 207 vuelos con la actualización del software a modo de prueba.

No obstante, ningún regulador ha dado una fecha exacta para el levantamiento del veto y la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) considera que no se producirá antes de agosto, por lo que las aerolíneas se han visto obligadas a cancelar vuelos también durante la temporada de verano mientras que Boeing sigue trabajando para conseguir la aprobación.

China Southern Airlines, China Eastern Airlines y Air China han solicitado al constructor compensaciones por la suspensión de estos vuelos. La Asociación de Transporte Aéreo en China (CATA) cifró las pérdidas por dejar en tierra los 737 MAX en 4.000 millones de yuanes (517 millones de euros) para finales de junio. Este país dispone de la mayor flota de aviones del modelo, con un total de 96.

Por otro lado, las aerolíneas estadounidenses siguen aplazando el periodo de cancelaciones. American Airlines, que sufrió un 'profit warning' en el primer trimestre por esta crisis, ha ampliado las cancelaciones de unos 115 vuelos diarios hasta el 3 de septiembre y Southwest estableció la fecha en el 5 de agosto, después de ganar un 14,6% menos en el primer trimestre.

A pesar de que los reguladores aprueben la actualización del software y permitan a los 737 MAX volver al aire, las aerolíneas tendrán que dedicar entre 100 y 150 horas en aplicar las novedades a sus aviones, lo que retrasará la reanudación de las operaciones.

Para leer más