18 de febrero de 2020
 

Norwegian cierra 2019 con pérdidas de 160 millones, un 11% más

Actualizado 13/02/2020 12:02:53 CET
Imagen de una avión de Norwegian
Imagen de una avión de Norwegian - NORWEGIAN - Archivo

OSLO, 13 Feb. (EUROPA PRESS) -

Norwegian Air Shuttle cerró 2019 con unas pérdidas de 1.609 millones de coronas noruegas (159,7 millones de euros), lo que supone un aumento del 11% respecto a los 'números rojos' del ejercicio anterior, según ha informado este jueves la aerolínea.

La firma ha precisado que sus cifras se vieron negativamente afectadas por la puesta en tierra, a nivel mundial, del modelo MAX y los problemas en curso con el motor Rolls-Royce en la flota de Dreamliners, que tuvieron como consecuencia de la compañía se viera obligada a alquilar aviones para evitar cancelaciones y demoras en el conjunto de su red.

En el cuarto trimestre del año incurrió en pérdidas de 1.872 millones de coronas noruegas (178,645 millones de euros) con unos ingresos totales de 8.900 millones de coronas suecas (886,08 millones de euros) lo que supone una reducción del 7% en los ingresos, impulsado por reducciones de capacidad y optimización de rutas en el conjunto de la red.

En el cuarto trimestre la producción disminuyó en un 19%, con una mejora del 16% de los ingresos unitarios y del 8% de los ingresos auxiliares por pasajeros, que contrarrestaron gran parte de la reducción de capacidad. Más de 7,5 millones de clientes optaron por viajar con Norwegian este trimestre.

Los ingresos totales de la compañía fueron de 43.500 millones de coronas (4.330,86 millones de euros), con un aumento del 8% en comparación con 2018, impulsados por la mejora de los ingresos unitarios y el aumento de los ingresos auxiliares por pasajero.

El cambio de enfoque estratégico de Norwegian del crecimiento a la rentabilidad resultó en un crecimiento de la producción del 1%, mientras que los ingresos unitarios aumentaron en un 7%. La ocupación media fue del 86,6%. Más de 36 millones de clientes optaron por viajar con Norwegian.

Asimismo, el resultado operativo subyacente, antes de los costes de propiedad, se duplicó en 2019 y alcanzó 6.500 millones de coronas (647,14 millones de euros).

El beneficio neto de explotación (Ebit) registró ganancias de 856 millones de coronas suecas (84,9 millones de euros) frente a pérdidas de 3.851 millones de coronas suecas (396 millones de euros) del pasado año. Por su parte el resultado bruto de explotación antes de amortizaciones y alquileres (Ebitdar) se situó en 7.313 millones de coronas suecas (726 millones de euros), un 237 más.

En 2019, Norwegian redujo un 4,9% sus gastos hasta los 36.208 millones de coronas noruegas (3.591 millones de euros). Entre las mayores subidas destacan las de personal (+2%), frente a los de mantenimiento (-4%), tasas aeroportuarias y de navegación (-6%) y combustible (-1%).

A cierre de 2019, su deuda neta incluidos intereses se situó en 58.282 millones de coronas noruegas (5.780 millones de euros), lo que supone un incremento del 83%.

PROGRAMA DE REDUCCIÓN DE COSTES.

En 2019, Norwegian alcanzó "importantes hitos financieros" que fortalecieron aún más el trayecto de la aerolínea hacia la rentabilidad. Así, el programa interno de reducción de costes #Focus2019 cumplió con sus objetivos, con reducciones de costes de 2.300 millones de coronas (228,99 millones de euros) para el conjunto del año, de los que 444 millones de coronas (44,20 millones de euros) correspondieron al cuarto trimestre.

Además la compañía postergó entregas de aviones y también vendió aparatos, así como también vendió sus acciones en Norwegian Finance Holding y su operativa doméstica en Argentina. También recaudó nuevo capital para fortalecer su liquidez.

"A lo largo de 2020, convertiremos los desafíos en oportunidades mientras seguimos comprometidos en ofrecer una mayor variedad de opciones a nuestros clientes, contribuyendo a una industria de la aviación sostenible y refinando nuestros productos y servicios", afirmó el consejero delegado de Norwegian, Jacob Schram.

La compañía estima una disminución de la producción (medida en Asientos-Kilómetro disponibles) del 13 al 15% en línea con el cambio de enfoque estratégico afectado por las interrupciones de la flota debido a la crisis mundial por la puesta en tierra del Boeing 737 MAX y de los motores de Rolls Royce.

La previsión se basa en el retorno al servicio del Boeing 737 MAX en septiembre de 2020. Con todo ello la compañía confía en obtener beneficios este año, en el supuesto de recibir 16 entregas de Boeing 737 MAX en 2020 y 10 en 2021.

Contador