8 de abril de 2020
 
Publicado 11/03/2014 13:59:24 +01:00CET

El PP dice que se hablará del futuro de los bomberos de Aena cuando se decida si se privatiza la empresa

MADRID, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

El PP se ha opuesto este martes en la Comisión de Fomento del Congreso a una iniciativa de CiU para garantizar que el servicio de bomberos de los aeropuertos se mantenga dentro de la empresa pública Aena, argumentando que aún no es momento de hablar sobre estos temas, ya que no se conoce todavía el futuro de Aena Aeropuertos y su posible privatización, y ha garantizado que los puestos de trabajo y las condiciones laborales de este colectivo están a salvo.

El 'popular' Sebastián González Vázquez ha señalado que el cambio de régimen jurídico de los bomberos aeroportuarios tras su adscripción a la nueva empresa Aena Aeropuertos, S.A. "no supone un paso atrás" en sus capacidades, ya que seguirán sujetos a la Ley de Protección Civil, que considera a estos 1.500 trabajadores "colaboradores" de los servicios de protección civil y les obliga a estar "a disposición de las autoridades competentes" ante cualquier siniestro.

Además, ha insistido en "despejar cualquier duda sobre su futuro profesional" ya que "no hay riesgo de menoscabo de sus condiciones laborales o de sus puestos de trabajo", y ha dejado para "más adelante" los debates sobre qué sucederá con ellos si finalmente se privatiza total o parcialmente Aena Aeropuertos. En cualquier caso, el diputado ha recordado que la normativa internacional de aviación civil no excluye que el servicio de salvamento y extinción pueda ser prestado por una empresa privada o participada, como ya sucede en Francia, Alemania o Reino Unido.

"OPORTUNISMO POLÍTICO"

A renglón seguido, González Vázquez ha criticado a los grupos de la oposición --sobre todo al PSOE-- por el "oportunismo político" que demuestran sus críticas a la segregación de Aena, recordando que fue el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero el que dio comienzo a este cambio de modelo de gestión aeroportuaria en el año 2010, incluyendo la adscripción del personal de salvamento y extinción de incendios a la nueva empresa Aena Aeropuertos.

"Quienes diseñaron y aprobaron este nuevo modelo ahora lo repudian por oportunismo político. ¿Acaso el PSOE no conocía los efectos de su normativa sobre el personal de Aena transferido a la nueva sociedad gestora? ¿Qué dijo el PSOE en 2011, cuando los bomberos de Aena se manifestaban por toda España reclamando su adscripción pública? ¿Por qué antes era correcto y ahora no?", ha añadido, acusando a los otros grupos de no haber expresado "ninguna disconformidad" con este planteamiento en la pasada legislatura.

Sin embargo, el portavoz adjunto de CiU en el Congreso, Pere Macías, ha recordado que en la anterior legislatura su grupo presentó una iniciativa para oponerse a ese traspaso de personal, si bien la propuesta no llegó a debatirse al convocarse elecciones. En cualquier caso, ha insistido en que el servicio de salvamento y extinción de incendios es suficientemente "excepcional" como para "garantizar el carácter de funcionarios públicos" a los trabajadores que lo prestan.

Tras recordar el apoyo de los nacionalistas catalanes a un cambio de modelo de gestión aeroportuaria, Macías ha insistido en la necesidad de "preservar" algunos de los servicios en el ámbito público para evitar que los bomberos y otros colectivos acaben transferidos al sector privado. "Todo lo que reviste especial interés y necesita de una especial tutela del sector público debe quedar en manos de las administraciones", ha reiterado.

EVITAR RIESGOS

En la misma línea, el portavoz socialista de Fomento en el Congreso, Rafael Simancas, ha valorado la "profesionalidad y buena labor" de este colectivo y ha subrayado que el mantenimiento de su adscripción al ente público Aena permitirá "evitar los riesgos de su privatización". "Éste es un servicio demasiado importante y decisivo como para que sea gestionado con criterios de mera rentabilidad económica por una empresa privada", ha señalado.

Además, ha lamentado que el Gobierno aún no haya aclarado sus intenciones con respecto a la privatización de Aena Aeropuertos, a la que los socialistas se oponen porque temen que acabe obligando a trocear la compañía, perder calidad y cerrar aeropuertos no rentables.

Por el BNG, Rosana Pérez ha defendido que "la gestión de los aeropuertos debe permanecer íntegramente en manos públicas, incluida la seguridad", que es un "servicio esencial que las administraciones deben garantizar". "Privatizar un servicio tan importante provocaría consecuencias perjudiciales contrarias al interés general", ha insistido.

Mientras la iniciativa se debatía en el Congreso, en la cercana plaza de Neptuno medio centenar de miembros de la Asociación de Bomberos Profesionales de Aeropuerto (ASOBOPA) se concentraban en contra de la privatización del servicio, advirtiendo de que la pérdida de autoridad que conllevaría esta medida repercutirá en la seguridad de los usuarios de estas infraestructuras.

Para leer más