El anciano acusado de abusar de un menor en una plaza de Linares (Jaén) niega los hechos y dice que todo es "mentira"

El acusado prestando declaración en el juicio
EUROPA PRESS
Publicado 22/02/2017 13:51:14CET

JAÉN, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

El anciano, I.L.S., de 86 años, acusado de abusar sexualmente de un menor de 11 años y que padece retraso mental moderado y trastorno de conducta, ha negado los hechos ante el tribunal que le ha juzgado y se ha defendido argumentando que todo es "una mentira".

I.L.S., casado y con tres hijos, ha declarado que el día en el que supuestamente ocurrieron los hechos él se encontraba descansando en un banco y fue el menor el que se le acercó para pedirle un euro. Ha relatado que se negó a darle el dinero pese a que el menor era "más grande y más recio que yo" y que incluso le llegó a coger por la camisa para pedirle el dinero.

Ha añadido que cuando vio "el plan" se marchó sin que pasara nada más. También se ha defendido afirmando que está operado de la próstata desde 2010 y que no mantiene ningún tipo de relación sexual porque "el cuerpo no me lo pide".

Por su parte, los dos testigos que presenciaron los hechos y que llamaron a la Policía Nacional se han ratificado en sus testimonios apuntando que el anciano sometió al menor a tocamientos y que seguidamente el acusado pidió al menor que le tocara a él.

Así lo ha declarado la vecina que lo vio por la ventana y que alertó a la Policía y el barrendero que intervino instando al menor a irse a su casa porque "este hombre te está haciendo cosas muy malas". El barrendero se ha ratificado en su declaración que era el anciano el que ofreció dinero al menor a cambio de que se dejara tocar y que el niño rechazó el ofrecimiento.

Los hechos que ha juzgado la Sección Tercera de la Audiencia de Jaén y que ya han quedado vistos para sentencia se remontan al 21 de septiembre de 2014, en la plaza del Ayuntamiento de Linares (Jaén).

El menor, que tiene una discapacidad reconocida del 68 por ciento, ha declarado en el juicio por videoconferencia y ha relatado los hechos afirmando que el acusado "me tocó mis partes" y que le obligó a bajarse los pantalones.

Aunque inicialmente la Fiscalía había calificado estos hechos como dos delitos de abusos sexuales por los que le reclamaba la suma de 12 años de prisión, finalmente lo ha dejado en un solo delito de abusos sexuales por el que reclama seis años de prisión.

Además, de la penal de cárcel, el Ministerio Público reclama el pago de una indemnización de 5.000 euros por los daños morales ocasionados al menor. También se pide la imposición de medidas de alejamiento y prohibición de comunicación con el menor durante el tiempo que dure la condena.

La acusación particular que inicialmente la ejercía la madre del menor ha sido sustituida al inicio del juicio por la Junta de Andalucía ya que el menor fue declarado en desamparo y desde hace un año se encuentra bajo tutela de la Administración autonómica.

La letrada de la Junta se ha adherido a la petición del Ministerio Fiscal, mientras que desde la defensa se ha abogado por la libre absolución al considerar que fue el menor el que asaltó al acusado.

Los peritos forenses han apuntado que el acusado no padece ningún tipo de alteración en sus facultades volitivas y cognitivas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies