Voluntarios 'greeters' descubrirán a los turistas desde agosto otra forma de conocer la capital

Presentación del nuevo servicio de 'greeters-cicerones' de Zaragoza
EUROPA PRESS
Actualizado 16/07/2013 14:53:37 CET

ZARAGOZA, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Zaragoza comenzará a prestar desde el 1 de agosto un servicio de 'Greeters-Cicerones', voluntarios de la ciudad que descubrirán a los turistas otra forma de conocer la capital aragonesa, basada en sus experiencias y emociones.

La concejal de Voluntariado y Turismo, Lola Ranera, la gerente de Zaragoza Turismo, Inmaculada Armisén, la responsable del servicio de Voluntariado, Marta Colomer, y uno de los 'greeters', Sergio, han explicado en rueda de prensa los detalles del servicio con el que los viajeros que pernocten al menos dos noches en un hotel de la ciudad podrán disfrutar de la compañía y conocimientos de estos cicerones, solicitando su presencia con quince días de antelación en la página web municipal 'www.zaragoza.es/ciudad/enlinea/greeters_es.xhtml'

Ranera ha subrayado que, gracias a esta iniciativa, "el turista disfrutará de Zaragoza de la mano de un amigo" y verá la ciudad "con los ojos de quien vive aquí". Hasta ahora, se ha formado a 34 voluntarios como cicerones y el servicio se ofrece en cuatro idiomas --español, inglés, francés y alemán--, si bien pronto se ampliará con nuevos greeters e idiomas disponibles, como ucraniano, ruso o árabe, dado que es "un servicio abierto".

Esta iniciativa surgió en Nueva York en los años 90, los cicerones también trabajan en Chicago, País, Lyon, Buenos Aires, Toronto, Londres y Berlín, entre otros lugares, y en España ya se utiliza el servicio en ciudades como Bilbao, Vitoria, San Sebastián y Madrid.

La concejal ha advertido de que los 'greeters' no aceptan propinas "ni son guías turísticos, sino amigos del turista" que le enseñan sus rincones de la ciudad, de forma que este servicio es totalmente gratuito. Además, el cicerón no acompaña a grupos de más de seis personas.

Para utilizar este servicio es necesario pernoctar un mínimo de dos noches en un hotel de la ciudad y solicitarlo con quince días de antelación, indicando en la web los datos personales, fecha de llegada y salida de la ciudad, hotel donde se aloja el viajero, idioma e intereses.

La gerente de Zaragoza Turismo, Inmaculada Armisén, ha explicado su experiencia personal al viajar a un país europeo donde su hijo estaba estudiando y visitar la ciudad acompañada de un 'greeter'. Fue "gratificante que me explicara la ciudad y sus leyendas", porque es "una manera distinta" de conocer un lugar "y te hace formar parte del mismo", ha resaltado, al apuntar que es también "una buena oportunidad de que los voluntarios den a conocer el lado amable" de la capital.

DISFRUTAR DE LA GENTE Y DE SU CIUDAD

La responsable del Voluntariado, Marta Colomer, ha detallado que los voluntarios que deseen convertirse en 'greeters' deben cumplir dos requisitos fundamentales. En primer lugar, "tienen que disfrutar del trato con la gente" y, en segundo, "sentirse orgullosos de vivir en Zaragoza, querer mucho a la ciudad".

Uno de los nuevos cicerones, Sergio, ha señalado que, en su caso, se ha animado a apuntarse a este servicio tras estudiar en Francia, donde "hubo gente que me explicó cosas así", a través de su propia experiencia de la ciudad, "y me gustó". Habla francés e inglés y desea mostrar a los viajeros los parques, bares y zonas de ocio de la capital aragonesa.

Los cicerones son voluntarios de entre 16 y 90 años, sin límite de edad dado que cada uno puede aportar su manera de disfrutar de la capital, que permanecerán unas dos horas con los turistas que recurran a este servicio, que se irá ajustando una vez que se observe la demanda.

La concejal Lola Ranera ha resaltado como desde 2008 "dimos un salto cuantitativo y cualitativo y decidimos que Zaragoza jugaría en la primera división" de las capitales turísticas, por su experiencia, sus infraestructuras, por "la fusión de la ciudad tradicional y vanguardista" y por su capacidad de ofrecer este tipo de alternativas gracias a su cuerpo de voluntarios.