Aviso: Esta noticia tiene más de un año. Última actualización: 31/01/2011
Ingieren más grasas

Obeso por no detectar el sabor amargo

BARCELONA, 31 Ene. (OTR/PRESS) -

   Uno de cada tres españoles tiene una mutación en el gen receptor del gusto amargo que le impide detectar la amargura en los alimentos, y este segmento presenta un mayor riesgo de sufrir obesidad ya que ingiere más grasas que el resto de la población.

   Así lo ha afirmado el doctor en Genética Médica Paolo Gasparini durante un seminario en el Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (Idibell), que ha demostrado en sus investigaciones que la genética interviene en la percepción de los gustos, además de la edad, el género, la cultura o el ambiente en el que viven las personas.

   La falta de apreciación del gusto amargo afecta a un tercio de la población en España por una mutación genética, siendo un porcentaje parecido al resto de países europeos, mientras que en India --donde la comida es muy picante-- asciende al 50%.

   "Las personas que no detectan el amargo tienen mayor predisposición a probar comidas étnicas y eligen tomar la cerveza muy fuerte, el chocolate amargo, la cebolla cruda, el hígado, el brócoli o echan más aceite a la ensalada", ha explicado Gasparini.

   "Este grupo de población tiene un mayor riesgo de obesidad y de caries", según el investigador italiano, miembro del Comité Asesor Científico externo del Idibell.

   Los científicos han logrado descubrir los genes que influyen en la sensibilidad que las personas tienen al gusto amargo, pero todavía no hay datos concluyentes sobre otro tipo de gustos como el dulce.

   La mayoría de la población, más de un 60 por ciento, es capaz de detectar el gusto amargo, "una ventaja evolutiva", según Gasparini, ya que "muchas plantas que pueden ser peligrosas son amargas".

Cargando el vídeo....



CHANCE IMÁGENES