Júpiter no es cómo pensaban los astrónomos

Júpiter
NASA
Actualizado 12/01/2018 16:58:08 CET

   MADRID, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Antes de que la NASA enviara su nave espacial Juno para explorar Júpiter, los astrónomos estaban "totalmente equivocados" sobre gran parte de lo que pensaban que sabían sobre el planeta.

   Es la opinión del investigador principal de la misión, Scott Bolton, expresada durante una conferencia en la 231 reunión de la American Astronomical Society.

   Juno, que se lanzó en 2011 y actualmente está en órbita alrededor de Júpiter, no es la primera nave espacial en estudiar de cerca al gigante del gas. Las misiones Pioneer y Voyager de la NASA volaron por Júpiter en la década de 1970, y la nave espacial Galileo pasó ocho años más tarde en órbita alrededor del planeta. Incluso antes de eso, los humanos habían estado estudiando a Júpiter con telescopios durante cientos de años.

   Para cuando Juno se lanzó, los astrónomos tenían una muy buena idea de qué esperar de las nuevas imágenes y datos que recolectaría en Júpiter, o al menos eso pensaban.

   "Nuestras ideas eran totalmente erróneas sobre la estructura interior, sobre la atmósfera, e incluso sobre la magnetosfera", dijo Bolton, citado por Space.com. "Los astrónomos creían que Júpiter tenía un núcleo muy pequeño y denso, o quizás ningún núcleo en absoluto. Pero los datos de Juno revelaron que Júpiter tiene un núcleo enorme y 'difuso' que podría disolverse parcialmente. Esta discrepancia entre las expectativas de los científicos y los datos sugiere que hay mucho que aún no sabemos sobre planetas gaseosos gigantes", explicó.

   Durante sus primeros encuentros cercanos con Júpiter, la nave espacial reveló extraños racimos de ciclones que azotaban los polos norte y sur de Júpiter. Juno es la primera misión espacial que obtiene una buena visión de los polos, y los científicos de la misión no esperaban que se vieran tan extraños y caóticos como ellos, dijo Bolton. "Si alguien hubiera mostrado una foto del polo hace 10 años, nunca hubiera adivinado que era Júpiter".

   Las mediciones del campo magnético de Júpiter arrojaron más sorpresas. Los astrónomos sabían que Júpiter tiene el campo magnético más fuerte de todos los planetas del sistema solar, pero Juno descubrió que el campo magnético es en realidad el doble de lo que se pensaba anteriormente. Al igual que el campo magnético de la Tierra, el campo magnético de Júpiter canaliza partículas cargadas (principalmente electrones) hacia los polos magnéticos del planeta, donde las partículas interactúan con los átomos en la atmósfera para crear auroras brillantes.

   Curiosamente, las auroras en Júpiter parecen estar impulsadas por una misteriosa fuerza física que los astrónomos no han podido identificar. De acuerdo con los cálculos matemáticos, las auroras de Júpiter deberían ser de 10 a 30 veces más energéticas que las de la Tierra, pero Juno ha visto auroras que son cientos de veces más fuertes sin razón aparente. Y para hacer las cosas aún más extrañas, las auroras de Júpiter parecen apagarse por la noche cuando los polos giran en la oscuridad. Esto significa que las luces norte y sur de Júpiter se comportan de manera diferente en cada polo, a diferencia de las auroras en la Tierra.

   Mientras los científicos y astrónomos se han estado rascando la cabeza con todos estos nuevos descubrimientos innovadores habilitados por la nave espacial Juno, las fotografías que Juno tomó de Júpiter han sido igualmente alucinantes, dijo Bolton. Las imágenes en bruto de Juno, tomadas por la cámara JunoCam, están disponibles en línea para que los científicos ciudadanos las descarguen y procesen, y las personas han ayudado a crear las imágenes más sorprendentes de Júpiter que el mundo haya visto jamás. "No estoy seguro de que alguien en mi equipo estuviera preparado para que Júpiter se viera así", dijo Bolton. "Simplemente nos sorprendimos".