La UJI investiga el diseño de plásticos para alimentos a partir de bacterias que reducen el uso del petróleo

INVESTIGADORES DE LA UJI
ÀLEX PÉREZ/UJI
Publicado 19/07/2018 14:20:05CET

CASTELLÓN, 19 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Grupo de Polímeros y Materiales Avanzados de la Universitat Jaume I de Castellón (UJI) participa en un proyecto europeo, financiado por el programa Horizonte 2020, que investiga el diseño de envases biodegradables que podrán reducir el uso de petróleo y las emisiones de efecto invernadero, además de avanzar en la solución para evitar la contaminación de los residuos plásticos.

La UJI forma parte del consorcio de 21 miembros de once países que desarrolla, hasta finales de 2020, la iniciativa YPACK, liderada por el grupo dirigido por José María Lagarón en el Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos (IATA) del CSIC.

El profesor de Ciencia de los Materiales del Departamento de Ingeniería de Sistemas Industriales y Diseño de la UJI, Luis Cabedo, ha destacado que la característica principal del nuevo producto para el envasado sostenible de alimentos es que estará fabricado, en su mayor parte, "con un tipo de plástico que no se produce con derivados del petróleo, sino con bacterias, obtenidas de subproductos de la industria alimentaria, como el suero lácteo o el desecho del proceso de prensado de frutas para obtener zumos".

De esta manera, los nuevos recipientes para alimentos no únicamente evitarán la generación de residuos, sino que "ayudarán a reducir las emisiones de efecto invernadero provocadas por la combustión de recursos fósiles mediante la disminución de la huella de carbono de este sector", ha agregado el investigador, a su vez, integrante del Seminario Permanente de Investigación en Cambio Climático de la UJI.

El proyecto europeo YPACK financiado por el programa H2020 tiene el objetivo de validar dos soluciones innovadoras y biodegradables para el envasado de alimentos basadas en el uso de polihidroxialcanoatos (PHA). Los PHA son un tipo de plásticos que se obtienen a partir de bacterias, por tanto, su origen es 100 por cien renovable y son completamente biodegradables y compostables.

ECONOMÍA CIRCULAR

Además, se pueden obtener a partir de residuos de la industria alimentaria y, en consecuencia, constituyen un ejemplo claro de economía circular. "Estos materiales tienen propiedades adecuadas para la fabricación de envases, pero todavía presentan limitaciones para su implantación", ha comentado Cabedo.

Ambas soluciones se desarrollarán para mantener o extender la vida útil de los productos alimenticios, reducir el desperdicio de alimentos y minimizar el impacto ambiental de los envases, pero teniendo en cuenta las tendencias del mercado. Los resultados serán probados y validados en productos frescos, como carne, frutas y verduras y pasta fresca, algunos de los generadores más importantes de desperdicios de alimentos.

YPACK está alineado con la estrategia de economía circular de la UE, que incluye el uso de subproductos de la industria alimentaria sin procesar, estudios de análisis de ciclo de vida (ACV), reciclado y biodegradabilidad de los envases, tratando de reducir el desperdicio de alimentos. El proyecto se construye de acuerdo con las directrices de investigación e innovación responsables de la Comisión Europea.

Por otra parte, la Fundación Dávalos Fletcher de Castellón ha concedido recientemente una ayuda para investigación al grupo dirigido por el profesor Luis Cabedo. Este proyecto tiene el objetivo de desarrollar un material para la fabricación de productos plásticos desechables como es el caso de vasos, platos, pajitas o cubertería desechable que sea biodegradable y de origen renovable.

Esta financiación se destinará a sufragar el estudio necesario para desarrollar una composición adecuada y evaluar su biodegradación en condiciones de compostaje y en el medio marino de la provincia de Castellón.